5 formas en que la tecnología en el aula puede mejorar el aprendizaje de los estudiantes

A medida que la tecnología continúa infiltrándose en cada área de nuestras vidas, ya no se pueden negar los beneficios de usar la tecnología en el aula.

Por ejemplo, los iPad y las tabletas pueden reemplazar los voluminosos libros de texto. Los teléfonos inteligentes pueden permitir una búsqueda rápida y el acceso a aplicaciones educativas. Las redes sociales pueden brindar una oportunidad para aumentar la comunicación entre padres y maestros y las actividades de los estudiantes.

Los servicios de monitoreo se pueden usar para rastrear el uso de la tecnología. La tecnología también puede ser una forma importante para que los maestros recopilen datos de los estudiantes que pueden tener un impacto positivo en los resultados del aprendizaje.

La buena noticia es que la investigación también respalda esto. En un estudio realizado por la Academia KIPP en Houston, TX, el porcentaje de estudiantes que lograron una calificación general de competente o avanzado fue 49% por ciento más alto en las aulas que usan iPads, en comparación con las aulas tradicionales sin iPads. En otro estudio realizado por Houghton Mifflin Harcourt en California, los estudiantes que usan iPads vieron aumentar sus puntajes en las pruebas de matemáticas un 20% en un año en comparación con los estudiantes que usan libros de texto tradicionales.

Como puede ver, el impacto que la tecnología puede tener en los resultados de aprendizaje de los estudiantes es bastante significativo. La tecnología tiene la oportunidad única de cambiar la forma en que los estudiantes aprenden y los maestros enseñan. El desarrollo profesional de los maestros ha comenzado a evolucionar para incluir formas de incorporar tecnología y herramientas emergentes en las actividades del aula. Cuando la tecnología se adopta en el aula, los estudiantes están mejor posicionados para tener éxito en sus vidas fuera de la escuela.

Aquí hay algunas razones más por las que la tecnología en el aula está revolucionando la educación.

1. La tecnología mejora la diversión en el aprendizaje

Los estudios muestran que los estudiantes prefieren usar la tecnología porque hace que las cosas sean más interesantes y divertidas de aprender. Las formas de tecnología más utilizadas en las escuelas son las computadoras portátiles y las tabletas de todo tipo, incluidos los iPad.

El uso de esta tecnología puede hacer que las materias menos favoritas de los estudiantes se vuelvan más interesantes para ellos mediante la incorporación de juegos, lecciones virtuales, videos y otros métodos de enseñanza interactivos en sus lecciones diarias. Con un libro de texto estándar, es mucho más difícil convertir un tema aburrido en algo que capte la atención de los estudiantes.

Si bien implementar estas herramientas en una escuela o salón de clases puede ser bastante costoso, existen programas con escuelas y fabricantes (por ejemplo, manzana) que permiten que las escuelas con cualquier presupuesto puedan pagar la tecnología. Otro factor importante a considerar son los costos de reemplazo o reparación si las tabletas se pierden o dañan. Es por eso que encontrar un manera segura y eficiente de almacenar tabletas y computadoras portátiles es fundamental para mantener bajos los costos y reducir el tiempo de inactividad tanto para los estudiantes como para los maestros.

2. La tecnología prepara mejor a los estudiantes para el futuro

Todos los días aprendemos sobre nuevas tecnologías que revolucionarán la forma en que interactuamos con el mundo que nos rodea. Es importante que preparemos a los estudiantes para participar con éxito en este nuevo mundo tecnológico. Estos

Estas habilidades del siglo XXI son esenciales para el éxito. Por ejemplo, la mayoría de los trabajos ahora incluyen interacciones con algún nivel de tecnología. El concepto de educación no se trata solo de memorizar hechos o ampliar vocabularios, sino también de aprender habilidades que prepararán a los estudiantes para interactuar con el mundo y tener éxito en la fuerza laboral.

Las aulas que se enfocan en la tecnología aseguran que los estudiantes estén preparados para tener un futuro brillante en la economía digital en rápido crecimiento.

3. La tecnología aumenta las tasas de retención

Los estudiantes retienen mejor la información cuando usan tecnología como herramienta de aprendizaje.

Por ejemplo, en un estudio, se pidió a 18 estudiantes de segundo grado que completaran una presentación de PowerPoint sobre un animal de su elección. En el estudio, 16 de los 18 estudiantes recordaron más datos sobre el animal en su proyecto después de la presentación que los estudiantes que completaron el proyecto sin usar PowerPoint.

Este estudio demuestra cómo la tecnología ayuda a los estudiantes a retener mejor lo que aprenden.

4. La tecnología permite el aprendizaje a su propio ritmo

Los estudiantes aprenden a ritmos diferentes. Sin embargo, puede ser un desafío para los maestros individualizar los planes de lecciones. Es mucho más fácil con la tecnología.

Casi todas las aplicaciones y programas permiten instrucción individualizada. Esto significa que los estudiantes pueden concentrarse en sus necesidades específicas y hacerlo a su propio ritmo. Esto también ayuda a los maestros a enfocar su tiempo en los estudiantes que tienen dificultades o pueden requerir más atención.

Esto mejora el ambiente del salón de clases para todos.

5. Los estudiantes se conectan con la tecnología

La tecnología se ha convertido en una forma de vida para los estudiantes. Incluso cuando no están en la escuela, casi todo lo que hacen está relacionado con la tecnología de alguna manera.

Esto ha predispuesto a los estudiantes a poder conectarse con la tecnología en el aula. Es mucho más fácil conectarse con planes de lecciones individualizados a través de la tecnología que leer un libro de texto o escuchar una conferencia larga.

Los estudiantes también pueden conectarse con las herramientas que necesitan para tener éxito en el siglo XXI.

Conclusión

La tecnología cambia extremadamente rápido. Es importante que los educadores se mantengan al día con estos cambios para garantizar que los estudiantes estén preparados para nuestro mundo en constante cambio. La integración de la tecnología en el aula puede mejorar el aprendizaje de los estudiantes.

Sin embargo, también es importante recordar que la tecnología no es un reemplazo completo de los métodos tradicionales. La tecnología debe usarse para enriquecer la experiencia educativa general y mejorar los resultados de aprendizaje de los estudiantes. Esto permitirá que la tecnología utilizada tenga un profundo impacto en el aprendizaje de los estudiantes.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.