7 técnicas para superar la parálisis por análisis

Había una vez un zorro y un gato. El zorro se jacta ante el gato de la cantidad de trucos diferentes que tiene para evadir a los cazadores. El gato, a su vez, le dice al zorro que solo tiene un truco de escape.

Pronto, llega un grupo de cazadores con sus perros. El gato trepa rápidamente a un árbol y evade a los perros. Mientras tanto, el zorro pasa tanto tiempo considerando sus diferentes opciones de escape que los perros terminan atrapándolo.

esta fábula Puede ser antiguo, pero ofrece una lección eterna sobre los peligros de pensar demasiado. Dicho de otro modo, diríamos que el zorro sufría de parálisis por análisis. Con tantas opciones a su disposición, no pudo tomar una decisión lo suficientemente rápida para salvarse.

Probablemente hayas experimentado esta misma indecisión paralizante en tu vida. Puede que no sea una cuestión de vida o muerte, pero la parálisis por análisis aún puede ser perjudicial para sus relaciones, su carrera y su calidad de vida en general.

Afortunadamente, es posible vencer la parálisis del análisis. A continuación, veremos qué es la parálisis por análisis, por qué sucede y los pasos que puede seguir para superarla.

¿Qué es la parálisis por análisis? (¿y qué lo causa?)

Como mencioné en la introducción, la gente conoce los peligros de pensar demasiado desde la antigüedad. El término “parálisis por análisis”, sin embargo, es más moderno. nadie está exactamente seguro quien usó por primera vez la frasepero el hecho de que las dos palabras rimen ha hecho que se pegue.

Pero, ¿qué significa exactamente la parálisis del análisis? Resulta que hay algo más que pensar demasiado. El diccionario inglés de Oxford ofertas esta definición concisa:

“Incapacidad para responder eficazmente a una situación debido a un enfoque demasiado analítico o a un exceso de información disponible”.

En otras palabras, hay dos razones principales por las que se produce la parálisis del análisis:

  1. Un enfoque demasiado analítico. En un esfuerzo por encontrar la solución “perfecta” a un problema, te quedas atrapado en el análisis de la posibilidad. Otra forma de decir esto sería “pensar demasiado”.
  2. Un exceso de información disponible. Puede ser difícil tomar la decisión correcta sin suficiente información. Pero tener demasiada información puede ser igual de perjudicial, ya que lo distrae de lo que es importante y hace que se cuestione a sí mismo.

Eso es lo que es la parálisis por análisis y por qué sucede. Pero, ¿qué puedes hacer para liberarte? Sigue leyendo para descubrirlo.

Cómo superar la parálisis por análisis: 7 técnicas para probar

Dado que la parálisis por análisis puede surgir en tantas áreas diferentes de la vida, el mejor enfoque para superarla variará. Pero aquí hay siete técnicas que nos han funcionado bien:

Clasificar decisiones por importancia

Un paso clave para superar la parálisis del análisis es reconocer que, de hecho, está analizando demasiado una situación. Una de las mejores maneras de hacer esto es evaluar qué tan importante es realmente una decisión. Cuando clasifica las decisiones por importancia, queda más claro dónde debe (y no debe) gastar mucha energía mental.

Por un lado, algunas decisiones realmente no importan tanto. Lo que come en el almuerzo, por ejemplo, no es tan importante siempre y cuando satisfaga su hambre, le dé energía y no perjudique su salud. Más allá de esas consideraciones básicas, no tiene sentido preocuparse por la “mejor” opción. Solo elige algo y sigue adelante.

Por otro lado, algunas decisiones afectan casi todos los aspectos de su vida y merecen mucha deliberación. Elegir a tu compañero de vida, por ejemplo, es una decisión que merece una reflexión seria. Sin duda, tendría una “clasificación” más importante que lo que tiene para el almuerzo.

Avance mentalmente rápido hasta el final del día

Es el comienzo del día y se enfrenta a una abrumadora lista de tareas. Usted sabe que eventualmente necesitará hacer todos los elementos de la lista, pero la gran cantidad de opciones lo está paralizando. ¿Cómo decides en qué tarea trabajar primero?

En casos como este, puedes usar un truco simple. Suponga que solo hará una tarea hoy. Ahora, avance mentalmente hasta el final del día e imagine qué tarea lamentaría más no haber hecho.

Cualquiera que sea la tarea, esa es en la que debe trabajar. Es posible que esto no funcione con todas las decisiones, pero es muy útil para la productividad diaria.

Reduzca o simplifique sus opciones

Como mencioné anteriormente, tener demasiadas opciones puede llevar a la parálisis del análisis. Con tantas opciones disponibles para usted, es difícil discernir cuál es la correcta.

Para superar esto, simplifica tus elecciones. ¿Perder el tiempo cada mañana decidiendo qué ponerse? Crea un guardarropa tipo “uniforme” donde uses básicamente la misma ropa todos los días.

O digamos que está pensando demasiado en todas sus opciones para la cena. En ese caso, aprenda 3 o 4 recetas que le gusten y luego revíselas cada semana. Si te facilita las cosas, dedica un día a la semana a planificar lo que vas a cocinar.

En general, haga lo que pueda para reducir la energía mental que gasta en las decisiones (especialmente las del día a día).

Encuentre un motivador externo

A menudo, la parálisis del análisis puede surgir porque no tienes un motivador externo que te indique una dirección clara. Como no tienes que elegir, te quedas atascado considerando todas las posibilidades.

Por lo tanto, otra forma de escapar de la parálisis del análisis es encontrar un motivador externo. A menudo, esto significa contratar a un entrenador, consultor o maestro para que le diga lo que debe hacer. Con la orientación adecuada, ya no tendrá que tomar decisiones. Simplemente puede ejecutar.

Un gran ejemplo de esto es aprender una nueva habilidad. Si bien somos grandes fanáticos del aprendizaje autodirigido, a veces es mejor contratar a un maestro para que lo guíe. Esto es especialmente cierto cuando estás en las primeras etapas de aprendizaje.

Tome tocar el piano: hay tantas cosas que aprende (especialmente con Internet al alcance de su mano). Pero, ¿qué cosas son más para aprender al principio? Un profesor experimentado puede darte la orientación que necesitas, ayudándote a evitar la parálisis de todas las posibilidades.

Pide consejo

A veces, nos involucramos tanto emocional o personalmente en una decisión que no podemos verla con claridad. Esto puede conducir a una forma particular de parálisis de análisis, una de la que es bastante difícil escapar.

En tales casos, una de las mejores cosas que puede hacer es pedir consejo a un amigo o familiar imparcial y de confianza. Su perspectiva externa puede aportar claridad a la situación.

De hecho, en muchos casos es menos que necesita un consejo y más que necesita a alguien que lo escuche. En el proceso de explicar sus diferentes opciones, a menudo descubrirá lo que debe hacer. Nunca subestimes el poder de hablar de algo con alguien en quien confías.

Recuerda que puedes (usualmente) cambiar de opinión

La parálisis del análisis a menudo proviene del temor de que tomemos la decisión equivocada y resulte en una catástrofe. Pero generalmente, esto es una ilusión mental. La mayoría de las decisiones, incluso aquellas que parecen importantes o consecuentes, son reversibles. En otras palabras, normalmente puedes cambiar de opinión.

Considere una decisión por la que muchas personas se angustian: elegir una carrera. Es comprensible sentir cierta ansiedad por esta decisión: nuestra sociedad hace que parezca que tienes que elegir una carrera cuando te gradúes de la universidad y seguir con ella por el resto de tu vida.

En realidad, sin embargo, puedes cambiar de carrera. No estás atascado con el que elegiste a los 18 o 22. De hecho, un cambio en la economía o la tecnología puede hacer que cambies de carrera, quieras o no. Cambiar de carrera no será tan fácil como elegir algo diferente para el almuerzo o usar una camisa diferente, pero aún es posible.

Abandonar el perfeccionismo

Mi consejo final, y quizás el más general, para vencer la parálisis del análisis es abandonar el perfeccionismo.

En realidad, no existe una solución perfecta. No importa cuánto lo intente, siempre estará trabajando con información incompleta. Podrías pasar toda tu vida tratando de tomar una decisión. O bien, podría hacer lo mejor que pueda con la información que tiene y pasar a otra cosa.

Podemos ver los peligros del perfeccionismo en un anécdota de la segunda guerra mundial. En diciembre de 1942, antes del Día D, Winston Churchill escuchó que los diseñadores de las lanchas de desembarco que transportarían tropas a través del Canal de la Mancha pasaban todo el tiempo debatiendo cambios importantes en el diseño.

En respuesta, Churchill dio esta advertencia:

La máxima “Nada vale sino la perfección” puede escribirse más corto: “Parálisis”.

Puedes escapar de la parálisis del análisis

Como puede ver ahora, la parálisis por análisis no es un destino ineludible.

Ya sea que necesite simplificar sus elecciones, clasificar sus decisiones por importancia o simplemente hablar con alguien en quien confíe, puede superar la parálisis del análisis y volver a vivir su vida.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.