9 maneras de conquistar tus miedos

mujer-caminando-en-la-ciudad-como-ser-valiente

¿Quieres conocer la mejor versión de ti mismo? Empieza por aprender a ser valiente

Tomar medidas para vivir con valentía y salir de tu zona de confort es el camino más rápido para alcanzar tu máximo potencial.

El problema es que muchos de nosotros dejamos que nuestros miedos se interpongan en el camino. No buscamos trabajo porque tenemos miedo de no estar lo suficientemente calificados. O no hacemos un cambio positivo en nuestra vida porque tenemos miedo a lo desconocido.

¿Suena familiar? Eso es porque todos experimentamos miedo. Es una emoción humana natural. Pero vivir siempre con miedo al “qué pasaría si” puede frenarnos en nuestra vida profesional y personal.

Superar nuestros miedos requiere un poco de actuación. Exploremos cómo ser valiente y valeroso usando nueve poderosos consejos.

¿El miedo te impide tomar decisiones que cambiarán tu vida?

El miedo puede ser paralizante.

El miedo a lo que pueda pasar o tomar la decisión equivocada puede hacer que nada suceda en tu vida. En lugar de seguir adelante, te retiras a una zona de confort segura y cálida y evitas tomar decisiones importantes en la vida.

hombre-frustrado-sentado-en-el-suelo-de-trabajo-como-ser-valiente

Sin embargo, apegarse demasiado a su zona de confort puede ser peligroso. Puede impedirte cualquier tipo de crecimiento personal, profesional y emocional.

Crecimiento personal

Cada uno de nosotros está en su propio viaje único de crecimiento personal. Es un proceso continuo que abarca toda nuestra vida. El crecimiento personal puede significar muchas cosas:

Nuestro mayor crecimiento proviene de la superación de problemas y situaciones que nos desafían.

Y ahí es cuando aparece el miedo. Miedo a fallar, miedo a lo desconocido, lo que sea.

Cuando dejas que el miedo se convierta en un obstáculo que interfiere en tu propia vida, tu crecimiento personal se atrofia temporalmente. En lugar de desarrollar nuestra aptitud mental y crecer, nos refugiamos en nuestros caparazones. También evitamos nuevas experiencias para evitar sentimientos incómodos.

Eventualmente, comenzamos a sentirnos insatisfechos porque no estamos viviendo una vida auténtica. En lugar de seguir adelante, nos quedamos en un lugar seguro que hace tiempo que superamos.

Crecimiento profesional

El miedo también puede afectar diferentes aspectos de tu crecimiento profesional. Según la estratega de rendimiento Laura Garnett, una de las cosas que te impiden tener éxito es miedo al fracaso

Imagina que actualmente estás en un rol insatisfactorio. Sabes que necesitas hacer un cambio de carrera, pero la idea de fracasar te impide tomar una decisión. Así que te quedas donde estás por otro año, o dos, o tres.

Este es solo un ejemplo de cómo el miedo al fracaso afecta tu crecimiento profesional. En lugar de avanzar en su carrera, desarrollar nuevas habilidades y estar en un rol que se alinee con su verdadero potencial, elige sentirse seguro.

El miedo al fracaso también está relacionado con el miedo a no ser lo suficientemente bueno. Este es otro obstáculo común en tu crecimiento profesional que se manifiesta como el síndrome del impostor.

En este escenario, puede ser reacio a asumir un papel de liderazgo porque no cree que sea lo suficientemente bueno.

Cuando dejas que el miedo controle tu vida profesional, siempre te impedirá tomar decisiones que te impulsen a seguir adelante.

crecimiento emocional

Evitar situaciones que te saquen de tu zona de confort por miedo afecta tu crecimiento emocional. Te pierdes de desarrollar fuertes habilidades emocionales que necesitas para tener éxito en tu vida personal y profesional. Éstos incluyen:

No desarrollarse a nivel emocional puede dejarlo extremadamente vulnerable a situaciones inesperadas o estresantes. Este tipo de estrés crónico y agudo se conoce como “estrés malo”, lo contrario del tipo de estrés bueno que conduce al crecimiento.

La falta de resiliencia, por ejemplo, hará que percibas los desafíos en el trabajo como amenazas en lugar de oportunidades. Esto afecta su desempeño laboral y su capacidad para adaptarse a este nuevo entorno.

Si esquivas constantemente las oportunidades de crecimiento emocional, te encontrarás incapaz de enfrentar situaciones desafiantes en tu vida personal y profesional.

¿El miedo siempre es malo?

El miedo no siempre es algo inherentemente malo. Después de todo, el miedo es y ha sido una respuesta normal y saludable a situaciones amenazantes desde el principio de los tiempos. Activa nuestros instintos de lucha o huida y nos mantiene a salvo de peligros potenciales.

Hoy en día, no sentimos verdadero miedo con tanta frecuencia como nuestros antepasados ​​​​que habitaban en cuevas. Sin embargo, hay situaciones en las que puede manifestarse como un presentimiento o un instinto repentino.

Imagina que vas caminando por la calle de noche. Tus sentidos captan señales sutiles de que puedes estar en peligro y te asalta el miedo. En estos casos, escuchar la intuición de tu cuerpo puede salvarte la vida.

El miedo es también una emoción humana muy poderosa. Puede guiarte hacia la parte de ti que necesita más trabajo. Como dijo el psiquiatra Carl Jung: “Descubra qué es lo que más teme una persona, y ahí es donde se desarrollará a continuación”.

En otras palabras, hacer lo que más temes te lleva a tu mayor crecimiento como ser humano.

mujer-de-negocios-liderando-trabajo-presentacion-superando-miedo

Por ejemplo, si tiene miedo de hablar en público, haga una presentación frente a docenas de personas. Puede ser extremadamente enriquecedor y ayudarlo a convertirse en una persona más segura. Mejorar y dominar las habilidades para hablar en público es esencial si desea seguir siendo competitivo en el mercado laboral actual.

Por otro lado, cuando el miedo constantemente te impide vivir tu vida al máximo, se convierte en un problema.

A menudo, este miedo se manifiesta como ansiedad. La ansiedad es una respuesta constante que tiene a las cosas que pueden no representar una amenaza real para usted. Y ni siquiera son amenazas inmediatas, sino cosas que anticipas que pueden no suceder.

Algunos ejemplos de esto podrían ser:

  • Preocuparse por ser juzgado negativamente y ridiculizado por otros en entornos sociales
  • No probar algo nuevo por miedo al fracaso y al rechazo.
  • Temor al cambio y la incertidumbre
  • No perseguir lo que quieres porque temes ser inadecuado

Este tipo de miedo te mantiene atrapado en tu zona de confort y te roba oportunidades y experiencias que pueden mejorar tu vida.

Superar estos miedos comunes no sucede de la noche a la mañana, pero ciertamente se puede lograr.

¿Puedes ser valiente cuando tienes miedo?

Las palabras valiente y coraje a menudo se usan indistintamente, pero por definición, no son lo mismo. La valentía viene con la falta de miedo. Por el contrario, ser valiente no significa que no tengas miedo. Significa hacer algo aunque te asuste.

En palabras del propio Nelson Mandela: “El valor no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él”.

Aprender a ser valiente frente al miedo requiere práctica y persistencia. Piense en ello como aprender una nueva habilidad. Una vez que lo hayas dominado, puede ser extremadamente liberador. Del mismo modo, también se puede cultivar la valentía cuando la situación lo amerita.

Cómo ser valiente: 9 maneras de volverse intrépido

Nunca es demasiado tarde para volverse intrépido y salir de su zona de confort. Aquí hay 10 maneras de convertirte en una versión más valiente de ti mismo:

1. Reconoce tu miedo

Nunca intentes esconder tu miedo debajo de la alfombra. Le dará más poder.

En cambio, necesitas reconocer y aceptar tus miedos. Todos los tenemos, y no hay vergüenza en eso. Como mencionamos antes, la valentía no se trata de eliminar el miedo sino de seguir adelante a pesar de tener miedo.

2. Enfréntalo

Enfrentar tu miedo se trata de comprender las razones subyacentes por las que tienes miedo en primer lugar.

Por ejemplo, si tiene miedo de solicitar un ascenso o postularse para un nuevo puesto, pregúntese por qué. ¿Es porque es posible que no lo consigas? ¿Tienes miedo al rechazo, al fracaso o al ridículo?

Pronto te darás cuenta de que tu miedo a menudo es tu ego tratando de protegerse de sentirse disminuido. En realidad, estas experiencias solo pueden hacerte una persona más fuerte, no más débil.

3. Usa un diálogo interno positivo

El diálogo interno es esa voz interior dentro de tu cabeza que revela tus creencias y pensamientos. Cuando tienes miedo, significa que durante mucho tiempo has creado una corriente negativa de diálogo interno que puede verse así:

“Me gustaría hablar más durante las reuniones, pero probablemente solo diga algo incorrecto”.

“No voy a ir a ese evento de networking. ¿Qué pasa si no conozco a nadie allí?

Cuando comienzas a creer estos pensamientos negativos, saboteas tu crecimiento. Debe captar estos pensamientos cuando surjan y reemplazarlos con un diálogo interno positivo:

“Soy capaz de hablar frente a mis compañeros, incluso si no es perfecto”.

“Está bien si no conozco a nadie allí. Es una oportunidad de conocer gente nueva y aprender”.

El diálogo interno positivo y constante desarrollará su confianza y su capacidad para superar sus miedos.

4. Siéntete cómodo con la incomodidad

El escritor estadounidense y pionero de la superación personal Dale Carnegie dijo una vez: “Haz lo que temes hacer y sigue haciéndolo… esa es la forma más rápida y segura que se ha descubierto hasta ahora de conquistar el miedo”.

Entonces, si tiene miedo de estar solo, por ejemplo, vaya a ver una película solo. Si quieres ser aún más valiente, haz un viaje en solitario.

La mejor manera de volverse intrépido es ponerse en situaciones que lo intimiden. Una vez que las hagas a pesar de tener miedo, el miedo perderá poder sobre ti.

5. Haz de la valentía un hábito

Una vez que superes tu miedo por primera vez, no te detengas ahí. Fortalece tu valentía como un músculo superando tus miedos regularmente.

en su libro El miedo no es una opción la autora Monica Berg aconseja hacer una lista de las cosas que harías si no tuvieras miedo.

Haz tu propia lista y empieza a hacer esas cosas. Comience con los más fáciles y avance gradualmente.

Cuando aprendas a vivir con valentía, te darás cuenta de cuánto te estabas perdiendo porque el miedo se interponía en tu camino.

6. Practica la atención plena

Practicar la atención plena en todas las áreas de tu vida significa permanecer siempre conectado a tierra en el momento presente. Las prácticas de atención plena, como la respiración y la meditación, pueden ayudarlo a aliviar las preocupaciones y la ansiedad.

La profesora de atención plena y autora de “El poder del ahora” explica que el miedo está completamente creado por la mente.

Siempre tienes miedo de lo que pueda pasar, no de lo que realmente está pasando en el momento presente. El miedo al que se refiere no es un peligro inmediato. Está hablando de sentimientos de malestar, ansiedad o preocupación por un futuro problema inventado.

Cuando practicas la atención plena, aprendes a observar estos pensamientos. También aprende a no dejar que se apoderen de usted y convertir su miedo en el peor de los casos.

7. Encuentra un mentor

¿Conoces a alguien en tu vida personal o profesional cuya valentía y confianza admires? Construir una relación de mentoría con ellos.

hombres-de-negocios-dándose-la-mano-como-ser-valiente

Pueden ofrecerte valiosos consejos y enseñarte cómo ser intrépido y valiente.

8. Acepta el fracaso

A menudo tenemos miedo de hacer algo porque tenemos miedo al fracaso. Intentamos hacerlo una vez, y tan pronto como fallamos, nos damos por vencidos.

En lugar de temer al fracaso, debemos aprovecharlo al máximo y convertirlo en una oportunidad de aprendizaje.

¿Entonces cómo hacemos eso? Comience por construir resiliencia.

Las personas resilientes intentan no ser duras consigo mismas cuando no tienen éxito y tienen una mentalidad de crecimiento. Cuando tienes una mentalidad de crecimiento, crees que puedes aprender de tus fracasos e intentarlo de nuevo.

9. No apuntes a la perfección

Para superar el miedo, trata de abordar cualquier cosa que hagas con la mente de un principiante.

La próxima vez que quieras probar algo que temes, no tengas expectativas de cómo va a salir. Acércate a él con un sentido de curiosidad y no te preocupes por el resultado.

Aprender a no juzgar un resultado como bueno o malo eliminará el miedo al fracaso de la ecuación.

En lugar de apuntar a la perfección, apunta a aprender y crecer.

Aprende a ser valiente e inspirar a otros

Aprender a ser valiente no significa no tener miedo. Significa actuar a pesar de sentir miedo.

Es ver el miedo como una oportunidad en lugar de un obstáculo: una oportunidad para el crecimiento personal, profesional y emocional. El miedo puede guiarte hacia las áreas de tu vida que necesitan más trabajo.

Practicar un diálogo interno positivo o ponerse en situaciones desafiantes son pasos pequeños pero poderosos para desarrollar la confianza en uno mismo y convertirse en una persona valiente.

¿Qué pasos tomarás hoy para desafiarte a ti mismo y a los demás?

Un entrenador de BetterUp puede ayudarlo a desarrollar las habilidades que necesita para superar el miedo y alcanzar su máximo potencial.

Solicite una demostración para comenzar.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *