Cómo decir no a los demás (y por qué no debes sentirte culpable)

mujer-conversando-con-su-colega-como-decir-no

NO No. Dos letras simples. Una palabra sencilla.

Pero, ¿por qué a veces es tan difícil decir que no?

Para muchas personas, decir que no está lleno de culpa. Tal vez tengas miedo de decepcionar a alguien. Tal vez esté ansioso por rechazar a su jefe. O tal vez eres un complaciente de la gente.

Independientemente de las razones, aprender a decir no es una habilidad importante para su salud y bienestar personal. Nuestro tiempo y energía son recursos preciosos que debemos usar sabiamente. Y eso significa que no podemos hacerlo todo.

Exploremos cómo decir que no en diferentes situaciones y por qué rechazar ciertas solicitudes a veces es mejor que decir que sí.

¿Por qué es tan difícil decir que no?

Para algunos adultos, la incapacidad de decir no proviene de la infancia. Desde una edad temprana, los niños son enseñado a ser cortés y comunicativo. Si un padre o maestro le pedía a un niño que hiciera algo, decir que no se interpretaba como una forma de replicar. En algunos casos, rechazar a un adulto significaba castigo o refuerzo negativo.

Sin embargo, esto puede causar problemas relacionados con la comunicación y la autoafirmación. Ser criado para creer que decir que no es malo dificulta que los niños comuniquen sus preferencias. Para algunas personas, esta incapacidad de hablar por sí mismos continúa hasta la edad adulta.

Otra razón por la que puede resultarle difícil decir que no es si duda de sí mismo. Con el síndrome del impostor, sientes que no eres lo suficientemente bueno para hacer el papel que tienes.

Debido a estos sentimientos, evitas decir que no a los demás. Tiene miedo de que piensen que no puede desempeñar sus funciones y responsabilidades. También puede hacer que sea difícil decirte que no a ti mismo. Constantemente sientes que tienes que decir que sí para demostrarte a ti mismo que realmente puedes hacer tu trabajo.

compañeros-de-trabajo-chateando-en-la-oficina-como-decir-no

También hay que tener en cuenta la empatía y la naturaleza humana. Somos criaturas sociales que dependen de la conexión humana. Debido a nuestra necesidad de pertenecer, tenemos miedo de decepcionar a los demás o crear conflictos.

En un estudio de Cornell, se pidió a las personas que realizaran tareas que iban en contra de su ética. Aunque expresaron sus objeciones, la mitad de los sujetos acordaron desfigurar un libro de la biblioteca. Esto se debió a que decir que no se sentía demasiado difícil.

Este tipo de comportamiento muestra nuestro deseo inherente de evitar conflictos y mantener la paz. Pero, ¿es posible que nuestra necesidad de ser queridos pueda hacernos más daño que bien?

Vamos a averiguar.

Cuando deberías decir no

Si tiene dificultades para decir que no, aprender a identificar los signos de incomodidad personal puede ayudarlo a saber cuándo trazar la línea.

Estos cinco signos indican que debes decir que no por tu propio bien.

1. Si te sientes incómodo

Nadie conoce tus límites mejor que tú. Si te piden que hagas algo que te hace sentir incómodo, podría ser una señal de que debes decir que no. Tómese un momento para hacer una respiración consciente y escuche su intuición.

2. Te sientes culpable u obligado

En una situación de trabajo, puede ser particularmente difícil decir que no. Su trabajo puede requerir que se complazca cuando los superiores le deleguen tareas. Pero eso no significa que su tiempo y energía sean menos valiosos que los de ellos.

Use sus habilidades de autodefensa para dar un paso al frente y decir que no. Su decisión no debe basarse en la culpa ni en la obligación.

3. Cuando estás sobrecargado

Si está sobrecargado de trabajo, diga no a más tareas o proyectos. Espere hasta que haya liberado algo de tiempo y energía antes de asumir algo nuevo.

Si siempre trabajas muchas horas, di no a trabajar los fines de semana. COVID-19 ha aumentado drásticamente la cantidad de empleados que trabajan desde casa. La investigación muestra que los empleados remotos trabajar más horas y enfrentar una mayor carga de trabajo que antes de la pandemia.

También puede sentirse especialmente sobrecargado durante las vacaciones, ya que las obligaciones tanto familiares como laborales se acumulan. Es probable que deba esperar hasta después de la temporada navideña para asumir algo nuevo.

Tenga en cuenta que decir no a usted mismo es tan importante como decir no a los demás. Presionarte a ti mismo solo aumenta tu estrés y ansiedad. Asegúrate de priorizar tu salud mental y tu salud física para evitar el agotamiento.

4. Si la solicitud traspasa tus límites personales

Cuando alguien te pide que hagas algo que traspasa tus límites, es importante detener el proceso y decir que no. Vale la pena defender tus límites.

5. Si solo dices que sí para complacer a otra persona

Si bien complacer a los demás es un incentivo natural para realizar tareas, no debería ser la única razón por la que trabajas duro. Si complacer a otra persona es a costa de tu propia felicidad y bienestar, no vale la pena.

Por qué es importante decir que no

Repasemos un par de razones por las que es tan importante decir que no.

mujer-leyendo-un-libro-en-cafe-como-decir-no

Cuando se trata de eso, la razón por la que decir que no es tan importante es porque protege nuestros mejores intereses.

Ya sea por su salud física, salud mental o salud psicológica, decir no preserva su fuerza interior. Allana el camino para el bienestar holístico.

10 maneras diferentes de decir no

En teoría, la mayoría de nosotros podemos comprender el concepto de por qué decir que no es tan importante. Sin embargo, formar las palabras en la vida real puede ser aterrador y abrumador.

En momentos como estos, puede ser útil tener algunas declaraciones preparadas a las que pueda recurrir para obtener orientación. Estas 10 frases se pueden usar como sustitutos del simple “no” la próxima vez que se encuentre arrinconado.

  1. Lamentablemente, tengo algo más en juego.
  2. Tengo otro compromiso.
  3. Ojalá pudiera.
  4. Me temo que no puedo.
  5. No tengo el ancho de banda para eso en este momento.
  6. Me honra que me lo pidas, pero simplemente no puedo.
  7. Gracias por pensar en mi. Sin embargo, no soy capaz de hacerlo.
  8. Lo siento, no soy capaz de encajar esto.
  9. Desafortunadamente, ya tengo planes. ¡Quizás la próxima vez!
  10. No, gracias, pero suena encantador.

No necesariamente le debes a alguien una explicación sobre por qué dices que no. De hecho, a veces, simplemente decir que no y no entrar en más detalles puede ayudarte a parecer más tranquilo y decidido.

Consejos útiles sobre cómo decir no

A muchos de nosotros nos vendría bien una mano amiga cuando se trata de ser más asertivos. Aprender a decir que no puede ser un viaje de por vida, pero todo el mundo tiene que empezar por algún lado.

  • Practica decir no. Saber cuándo decir no requiere tiempo y práctica. Cuanto más a menudo digas que no, más fácil será. Practique la asertividad en todas las áreas de su vida hasta que el hábito se incorpore a su estilo de vida.
  • Comunique su decisión con claridad. Cuanto más claro seas acerca de decirle que no a alguien, mejor responderá. Si está notablemente inseguro acerca de su decisión de rechazar, podría ser más difícil para los demás respetar su decisión. Apunta a la claridad y la simplicidad.

mujer-sonriente-hablando-a-colega-cómo-decir-no

  • Expresar gratitud por haber sido preguntado. Si alguien te pide que hagas algo y respondes con un no, un poco de gratitud podría ayudar a suavizar la entrega. Agradecer que te ofrezcan una nueva tarea les mostrará a los demás que también te preocupas por su puesto.
  • Tómese su tiempo para tomar una decisión informada. Si no está seguro de si desea aceptar una nueva tarea, está bien. Tómese su tiempo para considerar los pros y los contras, y luego podrá volver a entrar en la conversación con la cabeza despejada.
  • Sé asertivo pero respetuoso. No todos los que te piden que hagas algo están tratando de aprovecharse de ti. Es posible que simplemente estén desesperados por recibir ayuda. Si no puede aceptar su oferta, sea respetuoso en la forma en que se comunica con ellos.
  • No andes con rodeos. Proporcionar explicaciones prolijas sobre por qué no puede hacer algo rara vez facilita las cosas. En su lugar, opte por un enfoque breve, simple y directo para decir que no.
  • Comprender el poder de las tácticas de influencia. Las tácticas de influencia son estrategias utilizadas para diseñar un resultado específico. Al comprender mejor cómo funciona la influencia (particularmente en el lugar de trabajo), puede convertirse en un empleado más fuerte y asertivo.
  • Busque el consejo de otros. Casi todos pueden relacionarse con el dilema de complacer a las personas. Pregunta a tus amigos y familiares si tienen algún consejo. Para obtener asesoramiento profesional, busque la ayuda de un profesional de la salud mental. Pueden brindarle orientación experta sobre cómo decir que no la próxima vez que se sienta en aprietos.

Cómo decidir cuándo decir no

¿Estás luchando por saber si debes decir que no? Puede ser útil tener una lista mental de preguntas para hacerse cuando la elección correcta aún no está clara. No hay nada de malo en tomarse un tiempo para tomar la decisión correcta.

desconcertado-hombre-en-escritorio-decidir-cómo-decir-no

La próxima vez que alguien le pida que haga algo y no esté seguro de cómo responder, utilice estas preguntas como modelo para obtener información.

  • ¿Tengo el tiempo y la energía para hacer esto?
  • ¿Decir que sí agregará valor a mi vida?
  • ¿Qué hace que decir “no” sea importante para mí?
  • ¿Alguien está tratando de intimidarme o engañarme?
  • ¿Estoy haciendo esto solo para complacer a alguien más?
  • ¿Decir que no a esto significa que puedo decir que sí a algo más importante?
  • ¿Estoy diciendo que sí solo porque tengo miedo de perderme algo?
  • ¿Algo más importante requiere mi atención en este momento?
  • ¿Necesito tiempo para descansar y recargar energías?
  • ¿Qué tendría que cambiar en esta oportunidad para que sea un “sí”?

Aprende a decir no para que puedas decir sí al bienestar

Todos necesitamos un poco de apoyo a veces. Especialmente cuando se trata de gestionar la comunicación con los demás. Pero para ser la versión más saludable y feliz de ti mismo, debes establecer límites.

Ya sea que esté en casa o en el trabajo, saber decir no es una habilidad de la que puede beneficiarse por el resto de su vida. Priorizar tus necesidades es una de las cosas más amorosas que puedes hacer por ti mismo.

Si necesita ayuda para aprender a decir que no, comuníquese con BetterUp. Ayudamos a las personas a desarrollar su potencial mediante el desarrollo de sus habilidades, mentalidades y comportamientos. Solicite una demostración para obtener más información.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.