Cómo nos detenemos culpando a los demás

mentalidad de víctima_dos personas sentadas afuera hablando

¿Qué es una mentalidad de víctima?

Una mentalidad de víctima es cuando alguien siente que le siguen pasando cosas malas pase lo que pase. en el fondo de esta mentalidad está que ninguna de estas circunstancias o situaciones son culpa suya.

Actitudes, creencias y signos del síndrome de víctima

Hay tres creencias fundamentales que subyacen a la mentalidad de víctima:

    • Me pasan cosas malas, haga lo que haga.
    • Las cosas malas son culpa de otras personas, no mía.
    • No puedo cambiar lo que sucede, así que no tiene sentido intentarlo.

Es posible que te escuches a ti mismo o a alguien más pronunciar una de estas frases, pero a menudo, las actitudes que acompañan a la victimización son mucho más sutiles. Después de todo, nadie va por ahí difundiendo que tiene un complejo de víctima, y ​​es menos probable que piensen de sí mismos de esa manera. Busque estos signos inocuos en usted mismo o en otra persona:

    • Se menosprecia constantemente, incluso si dice que está “bromeando”
    • No espera nada sobre el futuro.
    • Enojado o resentido por la buena fortuna de los demás.
    • Cuenta las mismas historias negativas una y otra vez.
    • Minimiza los eventos positivos o las buenas noticias, ya sea de ellos mismos o de otros.
    • Autocompasión y un fuerte sentido de derecho
    • A menudo a la defensiva y sensible a las críticas.
    • Carece de empatía por los problemas de otras personas.
    • Demasiado preocupado por “mantener la puntuación” y la equidad
    • Siempre tiene una razón por la que una solución propuesta “nunca funcionaría”
    • Parece preocupado por traumas pasados.
    • Cree que todos los demás lo tienen más fácil que ellos
    • Extremadamente averso al riesgo
    • Se obsesiona con las situaciones negativas, pero aparentemente no le interesa resolverlas.
    • Nunca acepta la responsabilidad personal o la crítica de los demás, sin importar cuán amablemente se exprese.
    • Rápido para juzgar a los demás, viéndolos como amigos o enemigos.

Si bien puede ser difícil simpatizar con alguien que está tan a la defensiva, muchos de estos rasgos se desarrollan como resultado de experiencias traumáticas. Estas personas a menudo sienten que las personas no son confiables o que están dispuestas a atraparlos. Por eso, mantienen la guardia alta, insistiendo en los eventos negativos para evitar la vulnerabilidad emocional.

mentalidad de víctima_dos mujeres sentadas afuera hablando

¿Qué provoca una mentalidad de víctima?

Nadie nace víctima. Un complejo de víctima no es un rasgo de personalidad, es un comportamiento aprendido. De hecho, el síndrome de la víctima podría considerarse un tipo de indefensión aprendida. La indefensión aprendida es un fenómeno en psicología en el que las personas que tienen experiencias traumáticas sienten que no pueden escapar de ellas, sin importar lo que hagan.

En los experimentos sobre la indefensión aprendida, los investigadores a menudo colocan a los animales en un entorno en el que reciben una descarga eléctrica. Las personas suelen estar expuestas a ruidos fuertes. Pero ya sea persona o animal, la mayoría deja de intentar escapar de la situación una vez que fallan sus primeros esfuerzos. Incluso cuando hay una solución disponible, continúan creyendo que no pueden hacer nada al respecto. Sus sentimientos de impotencia los colocan en el papel de víctimas a pesar de que son ellos los que tienen el control.

Steven Maier, uno de los dos investigadores responsables de identificar la indefensión aprendida (el otro miembro del Consejo Asesor Científico de BetterUp, Martin Seligman), descubrió que las personas en realidad no estaban aprendiendo la indefensión. En cambio, estaban fallando en aprender a controlar. Entonces, aprender que tenemos la capacidad de cambiar nuestras circunstancias en realidad podría ser la forma de salir de la mentalidad de víctima.

¿Por qué alguien renunciaría a su control en una situación? Bueno, cuando los seres humanos hacen algo, normalmente lo hacen por una de dos razones: para evitar una consecuencia o para experimentar una recompensa. Entonces, en algún nivel, el comportamiento de la víctima debe cumplir con uno de estos dos motivadores. La pregunta es: “¿Qué obtenemos de una sensación de impotencia a la que tendríamos que renunciar para tomar el control?”

Aquí hay algunas circunstancias que podrían resultar en el desarrollo de una mentalidad de víctima como mecanismo de afrontamiento:

Trauma

Si una persona ha experimentado una situación traumática en su juventud, puede sentir que la vida es intrínsecamente difícil y que no hay nada que pueda hacer para mejorarla. Esta es una forma clave en que se desarrolla la indefensión aprendida. Las víctimas pueden sentir que nadie las comprende o que no pueden confiar en nadie para que las ayude. En las ciencias sociales, esto se alinea con La primera etapa psicosocial de Erickson: confianza versus desconfianza.

Manipulación

Algunas personas disfrutan de la atención y la sensación de control que trae el victimismo. A pesar de que sienten que carecen de control sobre las circunstancias de su vida, prosperan con la validación y la simpatía de los demás. Ser capaz de hacer que otras personas se detengan y los ayuden, o al menos, que sientan lástima por ellos, les ayuda a mantener un sentido de importancia y control.

Falta de responsabilidad

Las personas pueden responder a estándares o expectativas bajos haciéndose la víctima. Ya sea porque alguien más siempre se ha hecho cargo de la responsabilidad, o porque la gente no espera mucho, estar “fuera de control” se vuelve cómodo. El victimismo proporciona anonimato y protección. Cuando nunca estás al volante, las cosas nunca son tu culpa.

Evitación

A veces tenemos más miedo de nuestro propio éxito que de nuestro fracaso. Renunciar a la responsabilidad de nosotros mismos y de nuestras acciones nos hace sentir que no tenemos que rendir cuentas por lo que decimos que queremos. Perseguir nuestros sueños requiere un grado de vulnerabilidad, resiliencia, confianza en uno mismo y voluntad de crecer, nada de lo cual necesita si solo juega la carta de la víctima.

mentalidad de víctima_mujer sonriendo mientras habla con otra persona

7 consecuencias de una mentalidad de víctima

Cuando renuncias a la responsabilidad de tu vida, eso no es todo lo que renuncias. El síndrome de la víctima se asocia con una disminución del bienestar, conexiones sociales deficientes y un comportamiento autodestructivo. Aquí hay varios patrones de comportamiento y pensamiento que puede notar o experimentar que tienen sus raíces en el síndrome de la víctima:

  • Dificultad para mantener relaciones personales.
  • Sentirse culpable, avergonzado o inadecuado
  • Sentimientos de languidecer o estar “atascado” en la vida
  • Incapacidad para sentir placer o sentimientos positivos.
  • Sin esperanza ante la posibilidad de cambiar o de obtener ayuda.
  • Miedo de que todo el mundo te persiga o se aproveche de ti
  • Incapacidad para disfrutar de los éxitos cuando ocurren.

Cómo liberar una mentalidad de víctima

Irónicamente, reconocer los síntomas de una mentalidad de víctima en tu propia vida puede hacerte sentir más desesperanzado. Recuerde, sin embargo, que nadie nace víctima. El síndrome de la víctima es un patrón aprendido que nos ayuda a sobrellevar el trauma. La forma de liberarlo es encontrar otras formas de sentirse seguro y en control.

Responsabilízate de tu vida

Lo opuesto al victimismo es la rendición de cuentas. Si bien sus circunstancias pueden no ser su culpa, son su responsabilidad. Eso no significa que tú lo causaste. Simplemente significa que tienes la capacidad de responder a tus circunstancias y cambiar el resultado.

Comience identificando una o dos cosas pequeñas que puede hacer para marcar una diferencia positiva en su vida. Trabaje con un entrenador si necesita ayuda para determinar qué tendría el mayor impacto.

Encuentra el lado positivo

Es posible que descubras que el victimismo ofrece recompensas secretas en tu vida. ¿Qué estás sacando de tener constantemente mala suerte? ¿Es atención, validación, o te estás saliendo con la tuya al no tomar medidas en un objetivo más grande?

Si puede determinar qué está encubriendo la mentalidad de víctima, puede encontrar otras formas más saludables de obtener lo que realmente desea.

conseguir un terapeuta

El síndrome de la víctima a menudo se deriva de un trauma subyacente. Si ese es el caso, es posible que necesite la ayuda de un profesional de la salud mental para descubrir y procesar la causa raíz para que ya no afecte su vida diaria. Comprender por qué puede sentir que está destinado a la mala suerte o que no puede confiar en los demás puede ayudarlo a comprender qué lo detiene en el presente.

Practica decir no

Cuando sientes que otras personas tienen más control sobre tu vida que tú, a menudo se debe a límites poco claros. Practica decir no. Puede ser muy difícil de hacer al principio, especialmente si tienes miedo de dañar la relación con un ser querido. Pero decir que no puede restaurar su sentido de poder y control.

Desarrollar la autoeficacia

¿Recuerdas la indefensión aprendida? El antídoto para la indefensión aprendida es la autoeficacia: la creencia de que puedes hacer algo con éxito. Desarrolla la autodefensa a través de sus experiencias pasadas, el estímulo, ver a otros modelar el éxito y su estado emocional.

Si sus experiencias pasadas le han enseñado que el éxito está fuera de su alcance, rodéese de afirmaciones positivas e historias de personas que han superado las adversidades para cambiar sus vidas. Desarrollar la autoeficacia te ayudará a recordar que tu vida está en tus manos.

sé amable contigo mismo

Aquellos que tienen un complejo de víctima a menudo sienten que el mundo está fuera de su alcance. Han adoptado inconscientemente la creencia de que si siempre esperan que sucedan cosas malas, no se verán sorprendidos por el tipo de trauma que ocurrió en el pasado. Sin embargo, si siempre está en guardia, tendrá dificultades para perdonarse a sí mismo cuando cometa errores o se lastime. La respuesta no es organizarnos una fiesta de lástima, sino animarnos con autocompasión.

Recuerda que tu pasado no determina tu futuro. Sea amable consigo mismo y recuérdese a menudo que vale la pena, es capaz y merece cosas buenas. Si es necesario, comienza un diario de todo lo que has logrado y vuelve a leerlo cuando necesites un impulso.

Consejos para ayudar a alguien con mentalidad de víctima

Si alguien que te importa tiene un complejo de víctima, puede ser emocionalmente abrumador. Es posible que se sienta frustrado o que nada de lo que haga parezca marcar una diferencia. Es posible que le moleste la queja constante. También puede sentir que, en algún nivel, solo quieren quedarse donde están. Dependiendo de tu relación con ellos, su victimización e impotencia pueden afectarte directamente.

Si este es el caso, es importante que te cuides incluso mientras tratas de apoyar a la otra persona. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a alguien con mentalidad de víctima sin comprometer su propio bienestar:

  1. Ayúdelos a pensar en soluciones. No lo tome como algo personal si le dicen que no funcionará. Solo manténgalos enfocados y orientados a la solución.
  2. Anímelos y recuérdeles sus logros pasados.
  3. Afirmar y validar cómo se sienten, especialmente si hablan sobre el trauma que creó esta mentalidad.
  4. Anímelos a buscar ayuda profesional. Si tiene una relación cercana o miembros de la familia, considere ir a terapia juntos e individualmente.
  5. Establezca límites claros con ellos. Es posible que esté dispuesto a escuchar de vez en cuando, pero no permita que lo mantengan despierto toda la noche o que no le apoyen en su éxito.
  6. Señale comportamientos inútiles específicos. Llamarlos víctimas probablemente empeoraría las cosas. Sin embargo, puede ser útil para ellos si les indica pasos prácticos o los anima a buscar lo positivo.
  7. Manténgase al día con su propio cuidado personal. Apoyar el bienestar emocional de otra persona puede ser agotador. Asegúrate de priorizar pasar tiempo con personas (y actividades) que llenen tu taza.

Toma tu vida de nuevo en tus manos

Puede ser difícil sentir que tu vida está bajo tu control cuando suceden cosas malas. Esto es especialmente cierto cuando el éxito se siente lento y el fracaso se siente abrumador.

Sin embargo, es importante recordar que muy pocas de las cosas que experimentamos en la vida son personales. Las personas que te rodean se preocupan por ti y quieren que te vaya bien en la vida. Pero lo que es más importante, es fundamental que valore su propia felicidad y bienestar.

Incluso si no hay una sola cosa que puedas hacer para cambiar tu situación (¡aunque probablemente la haya!), siempre puedes controlar tu actitud. Encuentra significado en medio de la mentalidad de víctima, y ​​se abrirá el camino a seguir.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.