Cuándo dar el salto

Con notas de una entrevista con Don Moore, Profesor y Presidente Lorraine Tyson Mitchell en Liderazgo y Comunicación en la Escuela de Negocios Berkeley-Haas

¿Cuándo fue la última vez que confió en su instinto para tomar una decisión importante? Aprender cuándo (y cuándo no) confiar en su instinto puede cambiar las reglas del juego en situaciones profesionales y personales.

Sin embargo, tu instinto no siempre es la mayor fuente de verdad. Para tomar la mejor decisión, es importante reconocer sus respuestas viscerales y entender de dónde vienen. Así que echemos un vistazo más de cerca a confiar en su instinto, cómo se sienten los instintos y cuándo necesita más evidencia para respaldar su decisión.

¿Qué significa confiar en tu instinto?

Confiar en tu instinto significa seguir las sensaciones físicas que te da tu cuerpo de que estás tomando la decisión correcta o incorrecta. Son sentimientos de intuición que ocurren cuando las neuronas de tu intestino se comunican con las de tu cerebro.

Estas respuestas se construyen con el tiempo y se basan en experiencias previas. Una ruptura traumática, por ejemplo, podría moldear su respuesta intuitiva para protegerlo de lastimarse. Podría tener la corazonada de que cada relación después de esa difícil se va a agriar, sin importar cuán realista sea.

Este tipo de proyección podría impedirte todas las relaciones, buenas o malas. Por lo tanto, es importante poder reconocer y evaluar nuestras respuestas instintivas para tomar nuestras decisiones más informadas.

Cómo se siente un presentimiento

¿Alguna vez has tenido la molesta sensación de que algo no está bien? ¿O ha tenido una repentina sensación de claridad o calma después de tomar una decisión? Ambos son ejemplos de instinto visceral. Puedes experimentar respuestas tanto afirmativas como negativas cuando tu cuerpo trata de decirte algo.

Tus sentimientos viscerales pueden manifestarse de muchas maneras diferentes, y cada persona es ligeramente diferente. Algunos signos comunes de un presentimiento son:

  • “Mariposas” o náuseas estomacales
  • Palmas húmedas o sudorosas
  • Tensión o rigidez muscular
  • Opresión, una sensación de hundimiento o una sensación de calma en el pecho
  • Una repentina sensación de claridad.
  • Sueños vívidos
  • Aumento de la frecuencia cardíaca

hombre con sombrero mirando hacia arriba confía en tu instinto

La conexión entre el cerebro y el intestino

El intestino es un órgano increíble y el único que alberga su propio sistema nervioso independiente del cerebro: el sistema nervioso entérico.

Este sistema nervioso funciona inconscientemente, sin intervención de la mente consciente. De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), el intestino alberga una red de 100 millones de neuronas. Estas neuronas permiten un sistema de comunicación especial entre el cerebro y el intestino.

Este sistema de comunicación le da al intestino una mano firme en la regulación de los procesos físicos y mentales. Entonces, procesos como aprender una nueva cara, recordar esa cara y establecer un estado de ánimo o sentimiento en relación con ella. todos son manejados, en parte, por el intestino.

Eso no quiere decir que el intestino sea una parte directa del proceso de toma de decisiones. Es más un informante para ayudar a su cerebro a recopilar información adicional y tomar una decisión acertada.

Cómo se desarrollan los instintos viscerales

Existe la idea errónea de que los sentimientos viscerales se basan en la emoción y que no se puede confiar en ellos. Y es comprensible que la gente llegue a esa conclusión. Los instintos aparentemente surgen de la nada y tienen poca o ninguna evidencia que los respalde. Vienen en una variedad de formas que a menudo dejan a las personas sintiéndose nerviosas o inexplicablemente tranquilas. ¿Cómo vamos a confiar en respuestas físicas tan volátiles?

Bueno, no son tan caprichosos como pueden parecer. Las respuestas intestinales son, de hecho, altamente curadas y desarrolladas a partir de la exposición a diferentes estímulos y eventos. Son el resultado de un complejo sistema de archivo dentro de tu cerebro (con la ayuda de tu intestino). Una biblioteca de recuerdos inconscientes y fragmentos que no recuerda haber obtenido.

Luego, su cerebro usa estos recuerdos de experiencias pasadas para predecir qué sucederá a continuación cuando se repitan una serie de eventos o estímulos. Luego siente los efectos de la interpretación de su cuerpo de este evento predicho, lo que a menudo desencadena una respuesta de lucha o huida. ¿Te arriesgas o no?

Los peligros de confiar en tu instinto por encima de todo

don mooreprofesor y presidente de Lorraine Tyson Mitchell en Liderazgo y Comunicación en Berkeley Haas, estudia la confianza humana, específicamente el exceso de confianza.

Afirma que cuando sobreestimamos nuestra capacidad o conocimiento, tendemos a tomar malos riesgos. Este comportamiento arriesgado puede conducir a malas decisiones. Desde invertir en empresas que pierden y comenzar empresas desafortunadas, hasta clavar nuestros talones en argumentos alienantes, confiar en su instinto demasiado puede tener un efecto adverso.

Sin embargo, una sorprendente mayoría de personas tiende a confiar demasiado en sus propias habilidades. Su instinto lo dice, y no hay duda de si su instinto está bien o mal.

Tomemos, por ejemplo, cuántos de nosotros nos acercamos a conducir. En un estudio, el 93 % de los conductores estadounidenses afirmaron que eran mejores que la mediana, cuando de hecho, solo el 50 % de la población puede estar por encima de la mediana. Si cree que es mejor que la competencia, cuando no lo es, es probable que participe en concursos que perderá.

Según Moore, tener una visión más precisa de tus habilidades, basada no solo en la intuición y los sentimientos sino también en la evidencia, es clave para tomar buenas decisiones.

Cómo confiar en tu instinto puede apoyar el sesgo cognitivo

La mayoría de nosotros creemos que somos justos en la toma de decisiones. Puede ser difícil admitir las formas en que nuestros juicios y comportamientos pueden estar sesgados. Una de las formas más persistentes de exceso de confianza en los sentimientos viscerales es la fe excesiva en que tengo razón y mis opiniones también. Estos pensamientos de exceso de confianza están en la raíz del sesgo cognitivo.

Tomar conciencia de este sesgo es el primer paso para mantener una intuición saludable y confiable.

La conciencia nos ayuda a identificar la causa raíz del problema. Es especialmente útil si lo empuja a recopilar más información o pensar en nuevas formas que amplíen su perspectiva. Entonces puedes considerar activamente otras perspectivas que desafíen tus creencias actuales.

Por ejemplo, tendemos a favorecer a las personas que son similares a nosotros. Así que ‘tener un buen presentimiento’ acerca de alguien puede no ser tanto sobre ellos como individuos sino sobre su similitud con usted.

Cómo usar la evidencia para desafiar los sentimientos viscerales

No recomendamos confiar en los instintos al embarcarse en una gran decisión o un cambio de vida, como dejar su trabajo o mudarse al otro lado del mundo. No sin evaluar su validez, de todos modos.

Una forma de asegurarse de que puede confiar en sus instintos es equilibrarlos mejor con evidencia. Esta evidencia puede ayudar a aliviar los sesgos para obtener una imagen más clara de la dirección en la que debe ir.

Pero desafiar su instinto implica hacer algunas preguntas difíciles.

Digamos, por ejemplo, que está seguro de que su nuevo negocio será un gran éxito, por lo que renunciará a su trabajo de inmediato. Pon a prueba tu intuición considerando por qué podrías estar equivocado:

  • ¿Qué evidencia contraria hay?
  • ¿Cuáles son los mejores argumentos de sus oponentes o competidores más apasionados? ¿Qué tan probable es que estén en lo correcto?
  • ¿Qué podría llevar a su nuevo negocio a fracasar en el mercado? ¿Hay algo que pueda hacer ahora para reducir el riesgo de esa falla?

Hacer preguntas como estas puede protegerlo de tomar decisiones apresuradas con graves consecuencias al desafiar su intuición con un análisis cuidadoso.

team-huddle-confía-en-tu-intuición

Cuándo confiar en tu instinto

Confiar en tu instinto puede ser útil al tomar algunas decisiones, pero no es la mejor opción para todas las situaciones. Y determinar qué momentos son buenos para confiar en tu instinto no es un proceso único para todos.

Requiere autoconciencia. Comprender sus respuestas y patrones cognitivos lo ayudará a elegir si seguir su instinto o no.

Para saber si confías en tu instinto o no, hazte cuatro preguntas principales:

  1. ¿Cuánta experiencia tengo en situaciones similares a esta?
  2. ¿Qué tan predecible es este entorno?
  3. ¿Esta situación necesita un procesamiento rápido?
  4. ¿Están en juego mis sesgos cognitivos?

1. ¿Cuánta experiencia tengo en situaciones similares a esta?

Dado que sus instintos se aprenden y desarrollan con el tiempo, algunas situaciones serán más familiares para algunas personas que para otras. Esta familiaridad se suma a la previsibilidad de una situación, que es un componente clave para las respuestas intuitivas.

Una enfermera con 20 años de experiencia, por ejemplo, tendrá respuestas viscerales mejor desarrolladas en el trabajo que una enfermera con solo un año de experiencia. La primera enfermera simplemente ha estado expuesta a más situaciones posibles, por lo que tiene un mayor repertorio de resultados potenciales para extraer.

2. ¿Qué tan predecible es este entorno?

La previsibilidad se basa en la experiencia, pero la experiencia se puede reconstruir a partir de varios momentos y lugares. Tome cenar en un restaurante, por ejemplo. Si no es la primera vez que cena en un restaurante, hay patrones que ha llegado a anticipar.

Puede predecir que cuando su servidor llegue a su mesa con un bolígrafo y una libreta en la mano, están buscando tomar su pedido.

Esta es una rutina o patrón predecible que se ha programado para esperar. Es poco probable que elija este momento para explorar la decoración del restaurante, por ejemplo. Es más probable que esté preparado para responder con su pedido.

3. ¿Esta situación necesita un procesamiento rápido?

Hay momentos en los que no tienes tiempo para deliberar si debes confiar en tu instinto o no. Solo necesitas tomar una decisión rápida.

Estas son a menudo situaciones de alto estrés en las que tienes que pensar en tus pies. Es posible que no tome la decisión absolutamente perfecta aquí, pero si no tiene tiempo para analizar sus opciones, su instinto es su mejor apuesta.

4. ¿Están en juego mis sesgos cognitivos?

Esta es una pregunta más difícil de responder ya que requiere una mayor autorreflexión. Sin embargo, cuanto más lo haga, más rápido podrá notar cuándo se basa en prejuicios para tomar una decisión.

amigos-chateando-confía-en-tu-intuición

Cuándo no confiar en tu instinto

Como mencionamos, confiar en su instinto puede conducir a sesgos inconscientes sobre personas o situaciones.

Esto es particularmente problemático cuando se construyen relaciones, tanto profesionales como personales. La idea de que las personas que son “similares a mí” son más adecuadas para un rol o una relación en particular a menudo proviene de confiar demasiado en los instintos.

Un gerente de contratación, por ejemplo, puede no darse cuenta de que tiene una preferencia o sesgo hacia personas como él. Pero si pasa desapercibido, una organización o departamento puede carecer rápidamente de diversidad en todos los niveles.

Cómo mejorar tu intuición

Trabajar para mejorar la intuición es un juego largo. Y como sociedad, tenemos una tendencia a rehuir nuestras respuestas instintivas en favor de la lógica y la razón. Pero estos instintos viscerales son increíblemente valiosos cuando se usan correctamente.

Como mencionamos, la intuición visceral es un mecanismo complejo. También es flexible y si trabajas en ello, según la neurocientífica Tara Swart, puedes mejorar tu intuición para ser más precisos y reducir el sesgo.

Aquí hay dos formas de empezar:

Mantén un diario

Llevar un diario es una forma útil de realizar un seguimiento de sus respuestas instintivas y sus desencadenantes. Si los documenta regularmente, terminará con una base de datos de información sobre usted y su proceso de toma de decisiones.

Cuando lleve su diario de intuición, asegúrese de anotar la situación, cómo respondió física y mentalmente y cuál fue su acción. Luego pregúntese por qué respondió de la manera que lo hizo. ¿Tuviste miedo? ¿Habías tomado una decisión similar cien veces antes? ¿Te inclinabas por los sesgos cognitivos?

Hacer estas preguntas lo ayudará a identificar patrones y comprender mejor su intuición.

Comuníquese con usted mismo regularmente

Registrarse no tiene que ser un proceso largo. Simplemente tomarse un momento para observar cómo se siente le brinda mucha información. Observe su respiración y su ritmo cardíaco. Considere dónde está manteniendo la tensión y cómo puede aliviarla. ¿Qué te dice tu voz interior y cómo te está sirviendo?

Estos controles simples pueden ayudarlo a monitorear sus instintos más de cerca en el momento para tomar mejores decisiones en el futuro.

El resultado final cuando confías en tu instinto

Los instintos son herramientas absolutamente necesarias y valiosas para las situaciones adecuadas. Pero es igualmente esencial evaluar sus instintos de vez en cuando. Comprueba la validez de tu entorno y de dónde provienen tus instintos. ¿Qué patrones notas? Hacer un balance de sus reacciones innatas puede ayudarlo a perfeccionarlas y afinarlas con el tiempo. Así que puedes estar seguro de que estás confiando en los impulsos correctos.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.