El conflicto productivo no es malo, especialmente en el lugar de trabajo

equipo-debatiendo-ideas-productivo-conflicto

La palabra “conflicto” tiene muchas connotaciones negativas a su alrededor. Especialmente en el lugar de trabajo.

Puede que le vengan a la mente discusiones acaloradas con los miembros de su equipo. Al igual que los choques de personalidad, los desacuerdos sobre los plazos y la fricción sobre los antecedentes sociales.

Pero tener desacuerdos con tus compañeros no siempre es negativo. De hecho, los conflictos en el lugar de trabajo pueden crear un cambio positivo para una organización.

Lo importante es identificar los conflictos que son productivos frente a los destructivos y aprender a aprovecharlos al máximo.

Echemos un vistazo a por qué es importante normalizar el conflicto productivo para la dinámica del lugar de trabajo de su organización.

¿Qué es el conflicto productivo y por qué normalizarlo?

El conflicto productivo es un tipo de confrontación saludable. Los miembros del equipo expresan sus diferentes opiniones para llegar a una solución común. Es una parte importante de una comunicación saludable.

Aunque los miembros del equipo pueden estar en desacuerdo, las ideas de todos son escuchadas y respetadas. Un entorno sin prejuicios hace que todos se sientan cómodos para expresar sus opiniones.

Este tipo de conflicto aumenta la productividad, mientras que el conflicto destructivo la obstaculiza. Aceptar un conflicto saludable fomenta el intercambio de ideas nuevas y diferentes.

Es importante normalizar el conflicto del equipo porque es natural. Las disputas están destinadas a ocurrir en el lugar de trabajo.

Tratar de eliminar el conflicto en el lugar de trabajo no es práctico. Y no es saludable para el crecimiento de una organización.

El conflicto es una parte saludable del proceso de desarrollo de un equipo. Lo importante es garantizar que los equipos tengan las habilidades adecuadas para superar las diferencias.

Para crear un conflicto constructivo, los empleados deben abordar la resolución de conflictos con una actitud saludable.

dos-empleados-sonriendo-el-uno-al-otro-conflicto-productivo

El conflicto sofocante impide que los empleados se sientan cómodos para plantear preguntas e inquietudes. Esto evita que el lugar de trabajo sea un entorno de comunicación abierta e intercambio.

Los conflictos productivos deben fomentarse en lugar de suprimirse.

¿Por qué el conflicto productivo es esencial para el crecimiento del equipo?

El conflicto de productos en el lugar de trabajo tiene varios beneficios para el crecimiento del equipo, que incluyen:

1. Fomenta el debate sano

En lugar de ser complaciente, el conflicto productivo promueve un discurso saludable entre los miembros del equipo. Esto contribuye a una cultura empresarial sostenible de diálogo abierto y debate.

Los equipos fuertes deben poder desafiar el pensamiento y el debate de los demás. Al escuchar todos los lados de un argumento, un equipo puede unirse para decidir el mejor plan de acción.

2. Crea un ambiente de aprendizaje

A menudo, cuando un empleado no entiende algo, asiente con la cabeza y se queda callado. Es posible que tengan miedo de hacer preguntas a su gerente o disputar una decisión porque no quieren causar controversia.

Esto evita que los miembros del equipo aprendan de sus gerentes y que sus compañeros aprendan unos de otros.

Las empresas que normalizan el conflicto productivo fomentan un ambiente de aprendizaje compartido.

El conflicto productivo no se trata solo de que las personas puedan expresar su opinión sobre un asunto. Alienta a los miembros del equipo a escuchar, una habilidad que es importante para que un equipo crezca.

3. Ayuda a los equipos a trabajar hacia sus objetivos

Trabajar a través de conflictos ayuda a los equipos a aprender cómo resolver problemas. En lugar de frustrarse cuando alguien en el grupo piensa diferente, los empleados están abiertos a nuevas ideas.

Los equipos que aceptan el conflicto productivo dan la bienvenida a diferentes opiniones y pensamientos. A su vez, esto crea un ambiente de trabajo más enriquecido. Permite que los equipos avancen al promover la flexibilidad cognitiva y aumentar la productividad.

4. Aclara dudas y consultas

A veces todo para un equipo no va según lo planeado.

Tal vez los empleados no estén logrando sus objetivos tan rápido como esperaban. O tal vez hay una falta de claridad en torno a los objetivos y metas.

Está bien que un equipo tenga dudas e inquietudes. Los baches en el camino son normales.

Pero fingir que todo está bien cuando no es así no va a ayudar a la situación. Ignorar un problema no ayudará a encontrar una solución.

El conflicto productivo impide una falsa sensación de armonía. Si algo anda mal dentro de un equipo, es importante plantear el problema. Solo entonces el equipo podrá abordar el problema en conjunto y avanzar con más fuerza que antes.

Identificar el tipo de conflicto: constructivo vs. destructivo

Ya hemos respondido a la pregunta, “¿qué es un conflicto productivo o constructivo?” Pero, ¿qué es un conflicto destructivo?

El conflicto destructivo es cuando los argumentos son dirigidos por el antagonismo en lugar de la resolución. Este tipo de enfrentamiento es improductivo y dificulta el crecimiento de un equipo.

Ambos tipos de conflicto involucran debates sobre diferencias de opinión. Pero la principal diferencia es el resultado.

El conflicto productivo se enfoca en encontrar una solución. Conduce a un resultado positivo que todos los miembros del equipo pueden comprometerse, incluso si no están completamente de acuerdo con eso.

Con un conflicto destructivo, no se llega a un acuerdo y nadie se beneficia. Este tipo de conflicto daña la productividad de una organización. Debilita las relaciones y puede causar miedo y desconfianza.

empleados-argumentando-productivo-conflicto

Es importante identificar el tipo de conflicto lo antes posible. De esta forma, puedes convertir los conflictos destructivos en productivos.

Identifique el tipo de conflicto haciéndose las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la actitud de confrontación? ¿Hay antagonismo y frustración?
  • ¿Todos los miembros del equipo tienen la oportunidad de hablar?
  • ¿Alguien se está poniendo demasiado emocional y nervioso?
  • ¿El conflicto surgió para encontrar una solución? ¿O surgió de la ira y el miedo?

Si el conflicto se está volviendo destructivo, haga que todos den un paso atrás. Las emociones incómodas pueden estar aumentando y puede ser necesario tomar un descanso.

También puede hacer que un tercero que no esté involucrado en el conflicto actúe como mediador.

El conflicto productivo como aliado del liderazgo

La gestión de conflictos es una habilidad que todos los miembros del equipo deben tener. Pero es especialmente importante para convertirse en un gran líder.

Los líderes efectivos interactúan con muchos tipos de personas dentro de su equipo y organización. Debido a nuestras diferencias como individuos, el conflicto es inevitable.

Los líderes deben ser capaces de transformar los conflictos negativos en conflictos productivos. Sin habilidades efectivas de manejo de conflictos, las relaciones del equipo pueden romperse.

En lugar de suprimir el conflicto, los líderes deben promover el conflicto productivo. Deben educar a su equipo sobre el valor de invitar al conflicto en lugar de cerrarlo.

Los líderes también deben alentar a los equipos a encontrar su propio proceso de conflicto productivo. Esto empodera a los equipos y les da mayor autonomía para encontrar soluciones.

El conflicto productivo permite a los líderes desarrollar relaciones saludables dentro de sus organizaciones. Fomentar un discurso abierto y honesto fortalece las relaciones con los empleados y promueve una mayor productividad.

3 ejemplos de conflictos productivos

Aquí hay algunos ejemplos de diferentes tipos de conflictos que puede encontrar en el lugar de trabajo:

1. Conflicto creativo

El conflicto creativo a menudo surge durante el proceso de lluvia de ideas. Las ideas creativas contradictorias pueden hacer que los miembros del equipo no estén de acuerdo. Pero esto no es necesariamente algo malo.

La creatividad florece cuando los empleados con diferentes perspectivas trabajan juntos. Las ideas contradictorias sobre cómo abordar una tarea pueden generar innovación y soluciones novedosas.

Cuando se maneja bien, el conflicto creativo fomenta la resolución creativa de problemas. Desafía a los miembros del equipo a ampliar sus habilidades.

dos-empleados-trabajando-juntos-conflicto-productivo

2. Conflicto de tareas

También conocido como conflicto de contenido, el conflicto de tareas ocurre cuando los miembros del equipo están coordinando tareas.

Los empleados pueden interpretar las instrucciones dadas para las asignaciones de trabajo de manera diferente. O puede haber discusiones sobre cómo asignar el trabajo. Por ejemplo, los compañeros de equipo pueden estar en desacuerdo sobre quién debe ser responsable de qué tareas.

Si se gestiona de forma eficaz, el conflicto de tareas puede conducir a una mejor colaboración. Puede aumentar la productividad al aclarar las asignaciones de trabajo y los procedimientos de la empresa.

A través de un sano diálogo y debate, se asignan roles y responsabilidades. Esto promueve la responsabilidad individual y crea claridad sobre los procesos y procedimientos.

3. Conflicto de relación

Este tipo de conflicto ocurre debido a choques de personalidad o preferencias.

Cuando los miembros del equipo trabajan con alguien que no comparte sus opiniones, pueden surgir conflictos.

Las diferencias de raza, religión, sistemas políticos y valores también pueden causar fricciones.

Pero, diferentes valores y opiniones son beneficiosos para el crecimiento. La diversidad y la inclusión benefician a los equipos en todos los niveles. Las organizaciones diversas son inherentemente más felices y más productivas.

Recuerde a los empleados que las diferencias con sus compañeros son las que hacen grande a un equipo.

Cómo usar y canalizar conflictos productivos en soluciones

La forma en que maneja los conflictos en el lugar de trabajo es clave para que sea productivo. Aquí le mostramos cómo lidiar con los conflictos en su lugar de trabajo y convertirlos en soluciones:

1. Manténgase enfocado en la solución

Para que un conflicto sea productivo, debe estar dirigido a encontrar puntos en común. Asegúrese de que el desacuerdo permanezca centrado en el tema en cuestión, sin señalar a una sola persona.

Puede ser fácil que las situaciones de conflicto se vuelvan demasiado personales y emocionales. Si el debate está tomando una dirección destructiva, vuelva a encarrilar la discusión. Recuerde a los miembros del equipo que encontrar una solución es la prioridad.

Haga que encontrar una resolución sea la prioridad en lugar de “ganar” la discusión.

2. Escuchar y permitir que todos se expresen

Para que el conflicto resulte en una solución con la que todos los miembros del equipo estén contentos, todos deben participar.

Asegúrese de que nadie esté siendo cerrado. Anime a cada miembro del equipo a hablar y expresarse. Incluso si no está de acuerdo con alguien, escuche y reconozca lo que ha dicho.

La idea de un miembro del equipo puede ser la clave para encontrar una solución que beneficie a todo el equipo. Brinde a todos la oportunidad de desempeñar su papel en la resolución del problema.

3. Controla las emociones y el comportamiento

La naturaleza del conflicto hace que sea fácil actuar en función de nuestras emociones. Cuando las emociones están a flor de piel, son comunes las voces elevadas, los sermones y el comportamiento dominante.

Tenga en cuenta que volverse emocional es natural. También lo es sentirse enojado, frustrado o triste durante un conflicto. En lugar de reprimir estas emociones, reconócelas.

Sin embargo, no permita que las respuestas emocionales e impulsivas impulsen la discusión. Mantenga el proceso encaminado enfocándose en encontrar una solución. El comportamiento basado puramente en las emociones puede no ser lo mejor para el equipo.

Trate de mantener la calma y mantener el control de sus emociones. De esta manera, puedes comunicarte mejor con los demás sin que se sientan incómodos.

4. Ser consciente y respetar las diferencias

El respeto mutuo es clave para que el conflicto sea productivo.

Los miembros del equipo deben estar dispuestos a tener diferencias de opinión. Sin respeto por sus compañeros, un desacuerdo no podrá avanzar hacia la búsqueda de una solución.

equipo-diverso-participando-en-conflicto-productivo

Esté abierto a reformular sus pensamientos para que el equipo pueda seguir avanzando. Presta atención a los sentimientos de los demás. Escuche lo que tienen que decir antes de expresar su punto de vista.

Cree una cultura de aceptación al invitar a otros con diferentes antecedentes. Tener un equipo diverso da acceso a una gama más amplia de conjuntos de habilidades. Aceptar diferentes formas de pensar y comportarse facilita el crecimiento de nuevas ideas.

Dale un giro positivo al conflicto productivo

El conflicto dentro del lugar de trabajo no debe evitarse sino ser bienvenido. Las diferencias entre sus integrantes fortalecen al equipo. Evitar todo conflicto puede impedir que los equipos crezcan y alcancen su máximo potencial.

Cuando el conflicto se maneja mal, puede dañar las relaciones y el crecimiento de un equipo. Pero cuando se maneja de manera respetuosa, el conflicto brinda una oportunidad de crecimiento.

Lo importante es identificar qué conflicto es dañino y cuál es productivo.

El próximo paso es aceptar el conflicto productivo. De esta manera, puede hacer crecer sus relaciones laborales cada vez más.

Póngase en contacto con un entrenador de BetterUp para que lo ayude a aprovechar al máximo el conflicto productivo.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.