Habilidades auditivas que debe conocer

mujer-china-sentada-en-el-sofa-con-una-amiga-usando-telefono-celular-habilidades-de-escucha

En 2013, un profesor de Minnesota llevó a cabo un experimentopidiendo a los maestros de la escuela local que se detuvieran en la mitad de la clase y preguntaran a los estudiantes sobre la lección, para comprobar si estaban escuchando.

Los resultados pueden sorprenderte:

  • El 90% de los alumnos de primer y segundo grado dieron la respuesta correcta.
  • 44% de los estudiantes de secundaria respondieron correctamente
  • El 25% de los estudiantes de secundaria podría dar una respuesta correcta.

Suponiendo que eres un adulto que lee esto, el patrón es claro: tus habilidades para escuchar probablemente no sean tan buenas como crees. Estadísticamente hablando, probablemente sean peores que los de un niño de 6 años.

Y eso es un problema. En el lugar de trabajo, escuchar mal conduce a malentendidos entre colegas, plazos incumplidos y expectativas poco claras entre gerentes y empleados. Y este tipo de errores de comunicación pueden costarle a su empresa hasta $6,000 por empleado.

Ya sea que sea un líder de equipo o un empleado, escuchar es una habilidad blanda fundamental para el lugar de trabajo, pero es una de las más difíciles de dominar. Requiere paciencia, concentración e inteligencia emocional, cosas difíciles de mantener cuando estás estresado y tienes una fecha límite.

Afortunadamente, cuanto más trabaje en esta habilidad de comunicación, más fácil se volverá. Aquí está nuestra guía sobre cómo convertirse en un mejor oyente.

Señales de que eres un mal oyente

El primer paso hacia una comunicación efectiva y una excelente escucha es admitir que necesita mejorar. No necesita sentirse culpable por eso: la mayoría de los adultos luchan por recordar una presentación que escucharon unos momentos antes. Pero si practica la humildad y muestra un deseo de mejorar, estará muy por delante de otras personas.

Así es como se ve la mala escucha:

  • Estás distraído. Si está mirando su teléfono mientras alguien está hablando, se perderá puntos importantes de lo que está diciendo. E incluso mientras los mira, su mente puede divagar fácilmente. Debe concentrarse en sus palabras en lugar de la lista de tareas que lo esperan en casa.
  • Hablas demasiado. ¿La persona con la que estás hablando ha dicho algo en los últimos cinco minutos? No, no es una persona tranquila: dominas la conversación. Debe consultar con ellos con frecuencia. Podrían estar esperando para poner una palabra.
  • A menudo interrumpes a la gente. Puede pensar que ya entiende lo que quiere, pero no lo sabrá con seguridad a menos que lo deje terminar. Interrumpir a las personas mientras hablan es de mala educación y puede hacer que te pierdas información importante.

Desarrolla tus habilidades de escucha activa

Lo opuesto a la mala escucha es la escucha activa. Las técnicas de escucha activa implican prestar mucha atención a las palabras de alguien y comprometerse productivamente con ellas.

Podemos dividir la escucha activa en dos componentes:

  • La atención implica mantener el contacto visual, reflejar el lenguaje corporal del hablante, asentir con la cabeza y mostrar interés en lo que está diciendo.
  • La reflexión se trata de internalizar y luego repetir lo que dijo el hablante para demostrar que realmente entiendes lo que te está diciendo.

Los oyentes activos también muestran su curiosidad haciendo preguntas y dando al orador suficiente tiempo para responder. El objetivo es recopilar información para que puedas ayudarlos de la mejor manera posible.

Cómo mejorar las habilidades de escucha

Convertirse en un buen oyente es difícil. Pero con atención y tacto, puedes aprender a participar correctamente en lo que dicen los demás.

Audiencia-en-la-conferencia-habilidades-de-escuchar

Aquí hay algunos ejemplos de habilidades auditivas en los que puede trabajar.

1. Mire al orador y mantenga el contacto visual.

El contacto visual es una habilidad auditiva esencial en la comunicación porque indica dónde se centra su atención. Si apartas la mirada del hablante, estás indicando que no te importan sus palabras, incluso si sigues escuchando atentamente con los oídos. Mantener el contacto visual les permite saber que eres un oyente atento que está abierto a lo que tienen que decir.

2. Mantén una mente abierta

Evite criticar mentalmente a la otra persona o asumir que sabe lo que quiere decir. No sabe lo que dirán a continuación, y esas pocas palabras adicionales podrían cambiar por completo su comprensión del problema o tema. Deje que terminen de hablar antes de saltar a conclusiones.

3. Visualiza lo que dice el orador

Sobre 65% de las personas son aprendices visuales. Si eres uno de ellos, visualizar las palabras del hablante te ayudará a concentrarte. Si un cliente solicita un cambio en el diseño del producto, imaginar la mejora puede ayudarlo a rastrear lo que está tratando de transmitir.

4. No impongas soluciones de manera preventiva

Si tiene poco tiempo y un colega necesita ayuda, es tentador presentar soluciones antes de escuchar el alcance de su problema. En su cabeza, una respuesta rápida lo ayudará a pasar a sus otras tareas importantes.

Pero esto te pone en riesgo de cometer errores. Sugerirá un plan de acción basado en información incompleta, lo que conducirá a problemas mayores en el futuro. Es más productivo tomarse el tiempo para escuchar o sugerir programar una reunión más larga, para que pueda prestarle a este problema la atención que merece.

Mujer-de-negocios-sentada-triste-y-resolviendo-problemas-con-habilidades-de-escuchar-del-gerente

5. Espere una pausa antes de hacer preguntas

Hacer preguntas es una clara señal de compromiso. Demuestra que estás escuchando atentamente y comprometiéndote con sus ideas. Pero si necesita una aclaración sobre algo, espere un descanso en su flujo de palabras. De lo contrario, corre el riesgo de ser grosero e interrumpir su línea de pensamiento.

6. Haz preguntas abiertas

Use sus habilidades de pensamiento crítico para hacer preguntas inteligentes y abiertas. Después de que terminen un pensamiento, regresen a algo que dijeron antes. Luego, puede usar preguntas abiertas para ayudarlos a ampliar sus propios pensamientos, aclarando el significado previsto.

También es importante hacer solo preguntas relevantes. Si su colega Jill lo está actualizando sobre una reunión que tuvo con David, un amigo y antiguo colega suyo, es posible que sienta curiosidad por saber qué ha estado haciendo David últimamente.

Es posible que se entere de la pareja de David, de sus dos hijos, y de que pronto se mudará al norte del estado. Pero al final de su reunión, no sabrá nada sobre lo que Jill realmente quería decirle.

7. Practica la empatía

Trate de sentir lo que siente el hablante y responda de acuerdo. Si están felices, no dudes en sonreír junto con ellos. Si parecen preocupados, una actitud jovial es menos apropiada.

Grupo-multiétnico-compartir-ideas-en-la-oficina-habilidades-de-escucha

Sus otras señales no verbales, como su tono de voz y lenguaje corporal, también deben responder a la energía del hablante. Un tono de voz tranquilo puede calmar a alguien que está visiblemente angustiado, siempre y cuando no parezcas condescendiente o indiferente. Pero esa misma calma puede desinflar a alguien feliz porque no pareces compartir su emoción.

Empatizar con las emociones de una persona e igualarlas demuestra que estás captando lo que está enviando, la marca de un buen oyente.

8. Dales retroalimentación

La retroalimentación verbal también muestra que estás prestando atención. Haga comentarios simples usando su empatía para ayudar al orador a sentirse escuchado en un nivel emocional.

Intente decir “¡Eso suena increíble!” cuando están compartiendo buenas noticias o “Eso debe ser difícil” si están describiendo una mala experiencia. Estas simples adiciones demuestran que te importan y entiendes sus sentimientos tanto como lo que dicen.

9. Presta atención a los mensajes no verbales

Gran parte de la comunicación radica en lo que no se dice. Un buen oyente puede captar el tono de voz, el lenguaje corporal y la expresión facial de una persona para obtener un significado adicional de sus palabras. Cuando alguien dice: “Estoy bien”, es difícil creerlo si tiene los brazos cruzados, frunce el ceño y su tono de voz suena sarcástico.

10. Resume y parafrasea

Al final de una discusión, intente resumir sus puntos clave en voz alta. Esta es una excelente manera de demostrar que le importa no perderse detalles importantes y comprender su punto de vista en contextos profesionales. Además, si repites algo incorrectamente, le da al hablante original la oportunidad de corregirte antes de que te vayas sin haber entendido por completo.

11. Evita juzgar

Debe hacer un esfuerzo consciente para crear un espacio seguro para su oyente. Validar sus sentimientos, brindar buenos comentarios e involucrarse con sus ideas los ayudará a sentirse cómodos hablando con usted. Esto genera confianza, que es esencial en un ambiente de trabajo saludable.

Empresarios-en-reunión-seria-escuchar-escuchar-habilidades

Leyendo entre lineas

La importancia de las habilidades de escucha en el lugar de trabajo no puede subestimarse. No solo es vital para la productividad y evitar errores, sino que es un principio clave de un buen liderazgo.

La comunicación adecuada rara vez se trata solo de palabras. Si su subordinado se le acerca para solicitar una reunión, su tono de voz y expresión facial le dirán si está entrando en una conversación difícil.

Una mirada nerviosa podría significar que están confesando un error, mientras que una actitud casual sugiere una actualización más rutinaria. Las habilidades de escucha efectivas consisten en prestar toda su atención a las señales de comunicación tanto verbales como no verbales.

Y, como criaturas emocionales, las personas tienen sentimientos y emociones que merecen la misma atención. El uso de habilidades interpersonales como la empatía y la escucha crítica puede ayudar a una persona a sentirse validada y escuchada en el lugar de trabajo, lo que lleva a conexiones más auténticas en el trabajo. Este tipo de cultura de oficina ayudará a construir relaciones y aumentar la satisfacción y retención de los empleados.

Desarrollar buenas habilidades para escuchar no es imposible, y probablemente sea algo que hayas hecho antes. Con un poco de tiempo y paciencia, volverás a la atención de tu yo de primer grado.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *