La ciencia detrás de hacer el bien

ciencia-detrás-de-hacer-el-bien-personas-voluntariado

Empoderar la transformación humana da como resultado un impacto profundo y significativo, para las personas y los equipos, las familias y las comunidades que los rodean. Cuando los humanos se transforman, aprenden y crecen, son capaces de resolver los problemas más difíciles. Cuando esa transformación ocurre a gran escala, el mundo cambia para mejor.

Como escuchamos de nuestros cofundadores Alexi Robichaux y Eduardo Medina, recientemente nos comprometimos a Pledge 1%. Como organización fundada con un impacto social en su esencia, esto significa que BetterUp se ha comprometido a donar el 1 % de nuestro capital, tiempo del personal, productos y ganancias para invertir en desbloquear el potencial humano y las oportunidades en las comunidades donde vivimos y trabajamos. Estamos agradecidos con nuestras organizaciones asociadas por allanar el camino.

De cara a un nuevo año, pensamos que era apropiado reflexionar sobre la psicología del altruismo. ¿Por qué los humanos devuelven? ¿Qué obtienen los donantes de la experiencia filantrópica? ¿Cómo maximizamos nuestro impacto en este mundo? ¿Cómo podemos tener en cuenta nuestros hábitos de dar en nuestros objetivos generales de aptitud mental?

Para ayudar a diseccionar este tema, la Dra. Kristi Leimgruber, psicóloga y científica del comportamiento en BetterUp, está ayudando a desglosar la ciencia detrás de hacer el bien y cómo diversificar nuestros esfuerzos de retribución puede ayudar a aumentar nuestra aptitud mental.

La ciencia detrás de hacer el bien
De la Dra. Kristi Leimgruber, Ph.D., científica del comportamiento y psicóloga

Antes de entrar en por qué los humanos toman las decisiones que toman sobre retribuir, es importante comprender la ciencia detrás de hacer el bien. Desde un punto de vista psicológico, los vínculos entre la felicidad y el altruismo son algunos de los más fascinantes y poderosos que he encontrado.

A primera vista, los únicos beneficiarios de las acciones generosas pueden ser quienes las reciben, pero la ciencia nos dice que esto simplemente no es cierto. De hecho, ahora sabemos que hacer el bien es realmente bueno para nosotros, mental y físicamente.

1. Mayor felicidad

Cuando pensamos en lo que nos hará felices, nuestros instintos a menudo nos llevan a concentrarnos en nuestros propios logros, objetivos de vida o aspiraciones profesionales, pero la ciencia sugiere que la felicidad que obtenemos al dar a los demás es más poderosa y duradera.

En una serie de experimentos en curso, la Dra. Elizabeth Dunn y sus colegas han reunido evidencia de todo el mundo mostrando una conexión entre gastar dinero en otros y la felicidad. Los datos recientes de Ricky Lawton y sus colegas brindan la evidencia más clara hasta la fecha de que el voluntariado conduce a una mayor felicidad.

2. Es bueno para tu corazón (literalmente)

Retribuir puede ser bueno para tu corazón. Según estudios, las personas que brindan apoyo social a otros tienen presión arterial más baja que las personas que no lo hacen. Esta investigación ha llevado a algunos a incluir una interacción de apoyo para los pacientes que se recuperan de cualquier problema coronario.

3. Reducción de la depresión y la ansiedad.

Ser voluntario o retribuir no es un antídoto para quienes luchan contra la depresión o la ansiedad, pero puede ayudar a aliviar los síntomas de algunas personas. Un estudio encontró que las personas que buscaban intencionalmente metas compasivas que benefician a otros (como voluntariado o actos de bondad) experimentó cambios positivos en los síntomas.

Además del beneficio de cambiar nuestros pensamientos internos de nosotros mismos a los demás, participar en actos de bondad también activa una respuesta fisiológica que hace que hacer el bien se sienta bien. los aumento de la secreción de serotonina, dopamina y oxitocina que experimentamos al retribuir puede ayudar a combatir los síntomas de ansiedad y depresión y aumentar los sentimientos de conexión social.

Un foco en un BetterUpper haciendo el bien

Mientras examinamos la ciencia de hacer el bien, también queríamos escuchar a nuestros empleados. Le pedimos a Stephanie Bailey, vicepresidenta de marketing de ingresos de BetterUpper, que compartiera su historia.

stef bailey¿A qué te dedicas?
Formo parte de la junta directiva de una organización local sin fines de lucro de Washington, DC llamada poder infantiluna organización que inspira el liderazgo juvenil a través de lo académico, el bienestar físico y emocional y el compromiso cívico positivo.

¿Por qué lo haces?
Mi papá dio el ejemplo. Creció en una familia pobre en Filadelfia y no tuvo mucho crecimiento. A medida que se destacaba en su carrera, no importaba lo ocupado que estuviera, apartaba tiempo para retribuir. Falleció en 2005. Para honrar su memoria (y continuar el ejemplo para mis tres hijos), soy voluntario.

En dos palabras, ¿cómo te sientes después de ser voluntario?
Humilde e inspirado.

¿Cómo apoya BetterUp su misión personal de retribuir?

Siempre le digo a la gente que la misión, la visión y los valores que han creado Alexi y Eddie no son solo palabras en una pared. Están entretejidos en todo lo que hacemos, grandes y pequeños. Creo que nuestra misión de desbloquear una mayor claridad, propósito y pasión se traduce en nuestras vidas fuera del trabajo.

3 pasos para incorporar hacer el bien y sentirse bien en su plan de acondicionamiento mental

Puede que no sea intuitivo relacionar la retribución con la aptitud mental. Pero la ciencia nos dice lo contrario. Mientras miramos hacia el próximo año, piense en las formas en que puede diversificar su cartera de aptitud mental para obtener mayores beneficios. ¿Dónde encaja la retribución en sus objetivos de bienestar? Aquí hay tres pasos para empezar.

  1. Comience a construir su plan de acondicionamiento mental. La salud mental es trabajo. Requiere un compromiso de adoptar un enfoque holístico para apoyarse a sí mismo como una persona completa. Si no está seguro por dónde empezar, considere su sistema de valores personales.

    ¿Qué encuentras significativo? ¿Qué es importante para ti? ¿Por qué estos valores son importantes para ti? ¿Cómo se muestran estos valores para usted hoy? Comienza a hacer una lista de lo que más te importa.

    Luego, eche un vistazo a su salud y bienestar. ¿Qué metas tienes para ti? ¿Cómo prioriza actualmente su estado mental? ¿Qué áreas de oportunidad puedes identificar? ¿Cuáles son tus fortalezas o pasiones? ¿Qué estás haciendo actualmente que fortalece tu salud mental? que haces hoy que no servir a sus objetivos de aptitud mental? ¿Qué puedes soltar?

    Pronto, tendrá una buena idea de lo que es más importante para usted. Pero también tendrá una buena idea de en qué quiere trabajar.

  2. Tenga en cuenta la retribución en sus objetivos de aptitud mental. Eche un vistazo a su plan de acondicionamiento mental. Es posible que vea aspectos de la salud física y el bienestar. O podría ver nutrición, dieta y atención plena. Es posible que vea que algunas áreas que ha identificado se alinean estrechamente con su propósito o pasión, pero no está seguro de qué hacer con ellas.

    Empiece a pensar en cómo puede diversificar su plan de acondicionamiento mental. Al diversificar la forma en que recibe los beneficios de salud mental, abre más oportunidades para usted y para los demás. Le abre nuevas vías para crear conexiones significativas, profundizar su impacto y cosechar los beneficios de bienestar, todo en uno.

    Por ejemplo, podría considerar donar el 15 % de su tiempo libre a causas que le interesen y mantener el 30 % de su tiempo libre para la actividad física. Tal vez reserve otro 20% para pasatiempos y actividades que le brinden alegría. En cuanto al resto, puedes destinarlo a coaching personal, terapia y descanso. En general, está experimentando diferentes beneficios positivos para la salud mental de cada fuente.

  3. Determine cómo asignará su donación de tiempo o dinero (¡o ambos!). Una vez que haya definido la importancia de retribuir para su plan de acondicionamiento mental, es hora de determinar cómo lo usará.

    Eche un vistazo a sus valores, propósito y áreas de pasión. Luego, reflexiona sobre cuánto tiempo (o dinero) te gustaría dar. Piense en las formas en que sus habilidades y pasiones pueden cobrar vida a través de donaciones filantrópicas. Considere cómo se sentirá después de hacer ciertas contribuciones: ese sentimiento tiene un efecto multiplicador que importa. Sé consciente de ello.

    Por ejemplo, si le apasiona el liderazgo y el desarrollo de jóvenes, ¿hay alguna oportunidad de ofrecer su tiempo como voluntario en una organización local? Si pasa un buen porcentaje de su tiempo libre en la YMCA local para sus entrenamientos diarios, ¿existe la oportunidad de acumular una hora con el programa extracurricular cada semana?

    Una vez que haya compilado una lista de las causas que combinan bien con lo que más le importa, puede determinar cómo asignar mejor su tiempo y dinero. Organizaciones como Multiplicador de donaciones, dar bieny Navegador de caridad concéntrese en medir el impacto y la eficacia organizacional para garantizar que sus esfuerzos filantrópicos hagan el mayor bien a las poblaciones a las que sirven.

A medida que nos acercamos a este nuevo año, esperamos que se tome un tiempo para reflexionar sobre lo que más le importa. Poner sus valores en acción, y al servicio de los demás, puede ayudarlo a mantener un estado de bienestar. Es posible que descubra que ayuda a generar más conciencia sobre cómo piensa, se comporta y siente.

La transformación humana no es una búsqueda solitaria o un camino recto. Tampoco es una carrera. Cuanto más podamos ayudarnos unos a otros a aprender y crecer, mejor dejaremos el mundo.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.