Las dificultades y la conexión mente-cuerpo

hombre-ansioso-usando-su-teléfono-efectos-de-baja-resiliencia

¿Qué significa ser resiliente?

La respuesta será diferente para todos. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias experiencias y superamos desafíos únicos en nuestras vidas. Nadie camina por la vida con la esperanza de perder su trabajo, tener una enfermedad potencialmente mortal o sobrevivir a la pandemia de COVID-19.

Pero, cuando la adversidad golpea, encontramos una manera de superarla.

Quizás estés pasando por algo difícil en este momento. Puede haber reducido tu confianza, dejándote inseguro sobre el futuro. Pero eres más que capaz de resiliencia. Los humanos no sobrevivieron miles de años por no ser adaptables. Llevas esas habilidades dentro de ti, solo tienes que dejarlas brillar.

Si no lo hace, corre el riesgo de sufrir graves consecuencias para la salud. La salud mental y física están íntimamente ligadas, y dejar que la adversidad te afecte puede causar todo, desde síntomas depresivos a la acidez estomacal.

Es importante entender la conexión mente-cuerpo y cómo influye en los efectos de la baja resiliencia.

Una vez que lo haga, podemos trabajar juntos para encontrar un camino a seguir. Puedes construir resiliencia.

¿Cómo afecta la resiliencia la vida de una persona?

La resiliencia es una combinación de factores protectores, incluida su capacidad para resistir, superar y recuperarse de los eventos difíciles de la vida.

Esto no significa que las situaciones estresantes no te afectarán, todo lo contrario. Seguirás sintiendo todas las emociones negativas y tipos de estrés. Pero, con más resiliencia, puede superar esos sentimientos y evitar la angustia psicológica.

Los 4 tipos de resiliencia

Hay cuatro tipos de resiliencia, cada uno correspondiente a un área diferente de tu vida.

La resiliencia psicológica es la capacidad de motivarse para hacer algo difícil. Por ejemplo:

  • Correr todos los días para entrenar para una media maratón
  • Escribir un libro completo y al mismo tiempo trabajar a tiempo completo

La resiliencia emocional se refiere a su capacidad para conjurar emociones positivas cuando las necesita, como optimismo, curiosidad o alegría. Algunos ejemplos:

  • Animar a su equipo a través de un proyecto difícil
  • Aprovechar al máximo el tiempo de recuperación después de una lesión

La resiliencia social es la capacidad de llegar a otros en busca de ayuda. También se trata de ser el tipo de persona que a los demás no les importa apoyar. Algunos ejemplos de resiliencia social incluyen:

  • Pedirle a tus amigos que te animen antes de ir a una entrevista de trabajo
  • Considerar y aceptar consejos difíciles de personas que se preocupan por ti

La resiliencia física se refiere a la capacidad de superar desafíos físicos. Por ejemplo:

  • Superando tu meta de levantamiento de pesas en el gimnasio
  • Ayudar a un amigo a bajar un sofá por una escalera estrecha

Por qué es importante la resiliencia

La vida tiene muchas bendiciones. Pero nunca evitará por completo las dificultades. Algunos desafíos serán relativamente menores y otros pueden ser desastrosos.

Cuando golpea la adversidad, mantener una mentalidad resiliente le permite abordar los problemas de frente, superarlos y seguir adelante. Evita que te sientas abrumado y fomenta mecanismos de afrontamiento saludables. También lo ayuda a aprovechar sus fortalezas y redes de apoyo para reconstruir después de experimentar dolor, dificultades y sufrimiento.

Haga que BetterUp forme parte de su sistema de apoyo. A través de sesiones individuales, nuestros entrenadores pueden ayudarlo a superar los desafíos de la vida. Y a través del entrenamiento de resiliencia, revisaremos sus fortalezas y le daremos las herramientas para sentirse seguro sobre el futuro.

¿Qué causa la baja resiliencia?

Hay algunas razones por las que las personas tienen poca resiliencia. Afortunadamente, la baja resiliencia no tiene por qué ser una condición permanente. Con la práctica regular de ejercicios de acondicionamiento mental, puede desarrollar resiliencia y otros recursos psicológicos básicos, al igual que va al gimnasio para desarrollar fuerza y ​​acondicionamiento físico.

Aquí hay cosas que podrían estar afectando sus niveles de resiliencia:

  • Experiencias de la infancia. Siendo constantemente abrumado como un niño y la falta de un sistema de apoyo sólido son buenos predictores de estrategias de afrontamiento poco saludables y una baja tolerancia al cambio.
  • Falta de apoyo social. Incluso si tuvo una infancia saludable, es posible que se sienta abrumado si actualmente no recibe la validación emocional de sus seres queridos. Los miembros de su familia, amigos y colegas deben ayudarlo a sentirse apoyado.
  • Planes poco realistas. Establecer metas inalcanzables puede prepararlo para el fracaso y la decepción. La menor resiliencia a menudo se deriva de asumir demasiadas cosas demasiado rápido y prepararse para el fracaso.
  • Baja autoestima. Si no tienes fe en ti mismo o en tus habilidades, es menos probable que te adaptes con gracia a las situaciones estresantes. Algunos efectos secundarios de la baja autoestima también incluyen enfermedades mentales como ansiedad, estrés, soledad y una mayor probabilidad de depresión.
  • Regulación emocional. Si nunca aprendiste a procesar tus emociones o buscas ayuda para superarlas, es más probable que te sientas abrumado cuando te desafían.

mujer-preocupada-en-su-oficina-efectos-de-baja-resiliencia

Los impactos de la baja resiliencia

Baja resiliencia a menudo conduce a niveles más altos de estrés, razón por la cual ambas condiciones comparten síntomas similares. Estos incluyen cambios de comportamiento como:

  • Cambiando tus hábitos alimenticios
  • Fumar, beber u otras sustancias
  • Evitar colegas, amigos y familiares.
  • Reaccionar exageradamente a problemas menores

También puede experimentar síntomas emocionales en reacción a eventos adversos. Por ejemplo:

  • Irritabilidad
  • Cambios de humor
  • Ansiedad
  • Decepción contigo mismo
  • Llanto o agresión
  • Falta de motivación
  • Bajos niveles de energía

Desde un punto de vista físico, puede experimentar:

  • Fatiga
  • Náuseas
  • Dolores musculares y dolor
  • palpitaciones

Sus funciones cognitivas también pueden verse afectadas, lo que lleva a:

  • Indecisión
  • Perder fácilmente la concentración
  • Tener dificultad para recordar
  • Ser fácilmente confundido

mujer-cansada-tumbada-en-el-sofa-efectos-de-baja-resiliencia

Los efectos de la baja resiliencia en tu salud

La baja resiliencia aumenta su susceptibilidad al estrés. Esto, a su vez, puede tener consecuencias para la salud a largo plazo.

El estrés es la reacción de su cuerpo a un peligro real o percibido (también conocido como factor estresante). Cuando tiene poca resiliencia, su respuesta a un factor estresante es más intensa, lo que provoca la liberación de hormonas del estrés, como cortisol y adrenalinaa través de tu cuerpo.

Estas hormonas aumentan el ritmo cardíaco, contraen los vasos sanguíneos y elevan el nivel de azúcar en la sangre. Si experimenta estos síntomas con frecuencia, o los experimenta durante un período prolongado de tiempo, se expone a varias condiciones de salud desfavorables. Aquí hay unos ejemplos:

La alta resiliencia ayuda a controlar el estrés. Reduce su reacción a los factores estresantes, lo que reduce su respuesta al estrés y el riesgo de consecuencias para la salud a largo plazo.

Consecuencias de la baja resiliencia personal en el trabajo

Como era de esperar, el 75% de los trabajadores estadounidenses dicen que el “estrés” es su principal problema de salud en el lugar de trabajo. Y para aquellos que carecen de resiliencia, el estrés puede reducir seriamente su sentido del valor, actitud hacia su trabajoy desempeño laboral. Y seamos realistas: el trabajo puede ser estresante.

Pero no tiene por qué ser así, por lo que es importante aumentar su nivel de resiliencia en el trabajo. Mejorará su bienestar y lo convertirá en un candidato más valioso para los posibles empleadores.

Algunos de los Habilidades más valoradas por las empresas. están relacionados con la resiliencia. Quieren personas que sean expertas en:

  • Resolución de problemas complejos
  • Creatividad e innovación
  • Inteligencia emocional
  • Flexibilidad cognitiva
  • autoeficacia

Estas habilidades pueden ayudarlo a adaptarse a desafíos complejos, trabajar de manera más colaborativa con su equipo y, en última instancia, reducir el impacto del estrés en su bienestar.

Replantear pensamientos negativos

Los seres humanos tienden naturalmente hacia la negatividad. Nosotros a menudo:

  • Recuerda los eventos traumáticos con más claridad que los positivos.
  • Reflexionar sobre las críticas en lugar de los elogios
  • Piensa en las cosas negativas con más frecuencia que en las positivas.
  • Reaccionar con más fuerza a los eventos negativos que a los esperanzadores.

Puedes agradecer a la evolución por esta función cognitiva. Históricamente, nos mantuvo alertas a los peligros potenciales y aumentó nuestras posibilidades de supervivencia. Pero hoy en día, nuestro sesgo de negatividad es mucho menos útil. Puede lastimarlo en muchas áreas, incluida su capacidad de recuperación.

Cuando te enfocas en algo malo que sucedió, lo más probable es que no haya sido una situación de vida o muerte. Las críticas injustas que recibió en el trabajo, el cliente grosero en la cafetería, el agua derramada en su camisa: estas son molestias válidas, pero no lo matarán. Incluso si se siente como el fin del mundo, puedes perseverar.

hombre-meditando-en-su-casa-efectos-de-baja-resiliencia

Insistir en estos eventos negativos les da un peso indebido en tu vida. Solo esto aumenta tus niveles de estrés cuando reformular tus pensamientos sería mucho más saludable.

Puedes hacer esto de varias maneras:

  • Evite el pensamiento de todo o nada. Tenga cuidado de no ver todo como un estricto éxito o fracaso. Por ejemplo, derramar agua es realmente molesto. Pero no debería afectar el resto de su día.
  • Busca lo positivo. Puede sonar a cliché, pero ignorar las experiencias positivas solo justifica patrones de pensamiento hirientes. Busca cosas positivas que te hayan pasado. Hay más de los que crees.
  • Doma tus emociones. Tienes permitido estar molesto, enojado o triste. Pero no saques conclusiones sobre tu vida basándote en estas emociones. Como la mayoría de los sentimientos, se van tan rápido como llegaron.
  • No salte a conclusiones. Es fácil hacer suposiciones, pero es probable que no tenga los detalles para evaluar con precisión la situación. Así que la próxima vez que alguien se te cruce en la carretera, trata de pensar en el panorama completo. Su ira tiene más que ver con sus problemas que con los tuyos.
  • Practica la autocompasión. Los pensamientos negativos no dañan a nadie más que a ti. Puedes reconocer un mal día y al mismo tiempo dejarlo pasar. Eliminar la negatividad de tu mente es un acto de cuidado personal.
  • Enfócate en lo que puedes controlar. El mundo está lleno de cosas que no puedes cambiar, así que no sirve de nada pensar en ellas. En su lugar, concéntrese en lo que puede cambiar. Esto lo ayudará a sentirse más empoderado y optimista, mejorando así su resiliencia.

relajado-empresario-en-la-oficina-efectos-de-baja-resiliencia

El camino a la resiliencia

Invariablemente encontrarás tiempos difíciles. Es una parte de la vida. Pero, al desarrollar la resiliencia, puede asumir con gracia los desafíos que se le presenten.

No será fácil y está bien pedir ayuda si la necesita. Trabajar con un profesional de la salud mental puede ayudarlo a identificar patrones de pensamiento negativos y detener los efectos de la baja resiliencia, especialmente si su negatividad tiene sus raíces en un trauma infantil.

BetterUp también puede ayudar. A través de sesiones individuales con un entrenador, puede desarrollar su confianza, mejorar sus habilidades de afrontamiento y prepararse para el futuro. El primer paso es siempre el más difícil. Pero estamos aquí para animarte, sin importar dónde te encuentres en la escala de resiliencia.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.