Poder versus autoridad, por qué importa la diferencia

líder-guía-equipo-poder-vs-autoridad

Poder y autoridad. Estos dos términos tienen mucho peso, especialmente en el lugar de trabajo.

La mayoría de la gente podría pensar que estas dos formas de influencia son iguales, especialmente en lo que respecta a la autoridad frente al poder en la gestión.

Aunque parece que hay una delgada línea entre ellos, son diferentes en muchos aspectos.

Para aquellos en una posición de liderazgo, es crucial comprender cómo sus métodos de influencia impactan a los demás.

Un líder efectivo sabe cómo usar una combinación de poder y autoridad para lograr las metas del equipo. La forma en que los líderes usan su control puede determinar el éxito o el fracaso de sus equipos.

Echemos un vistazo a la diferencia entre poder y autoridad y cómo se desarrollan en el lugar de trabajo.

¿Qué es el poder?

El poder es la capacidad o habilidad de una persona para ejercer su voluntad sobre otra.

Todos los empleados, incluidos los gerentes, ejercen una forma de poder en sus lugares de trabajo. Diferentes tipos de poder son útiles en diferentes situaciones.

Un ejemplo del ejercicio del poder en el trabajo sería un gerente que insiste en que su equipo adopte un estilo de trabajo particular que él prefiere. Él hace esto a pesar de que pueden preferir usar un estilo creativo diferente.

dos-empresarios-en-reunión-poder-vs-autoridad

El poder se puede ganar a través de una formación académica o adquiriendo experiencia en el campo. O puede ser otorgado a un empleado por la gerencia, los ejecutivos, los propietarios o los accionistas de una empresa.

La forma en que alguien elige usar su poder en el trabajo depende de su personalidad y posición. Esta situación laboral orientará la forma adecuada para que cada persona ejerza su poder.

Por ejemplo, un empleado podría intentar ejercer un tipo de poder que no es apropiado para la situación o para su rol. Como resultado, sus colegas pueden no ser receptivos a sus órdenes. Si un gerente o ejecutivo emitiera la misma solicitud en una situación apropiada, podría estar dispuesto a cumplir.

¿Qué es la autoridad?

La autoridad es el derecho formal ya menudo legal que tiene una persona para tomar decisiones y dar órdenes a otros.

Economista y sociólogo Max Weber identificó tres tipos de autoridad. Estos son la autoridad tradicional, la autoridad carismática (que no debe confundirse con el liderazgo carismático) y la autoridad legal-racional.

En el lugar de trabajo, la autoridad le da a alguien el poder de promulgar cambios organizacionales en un lugar de trabajo. Los altos ejecutivos, propietarios y funcionarios tienden a tener autoridad para lograr los objetivos clave de una empresa.

autoridad-empresaria-trabajando-en-escritorio-poder-vs-autoridad

La autoridad a menudo está ligada a la jerarquía de una empresa. La autoridad fluye hacia abajo, con órdenes delegadas del gerente y los líderes a los informes directos. Un funcionario no puede desempeñar sus funciones sin permiso otorgado por una autoridad superior.

La autoridad generalmente se ejerce para realizar una tarea a través de otra parte. Un ejemplo sería un gerente de equipo que solicita que un empleado complete un informe antes de una fecha límite específica. La alta dirección especifica este plazo.

El concepto de autoridad se basa en la designación. Está restringida únicamente a la organización, haciéndola más legítima y persuasiva que el poder.

Por ejemplo, un gerente necesita autoridad. Hace que su posición sea real y cuantificable, y les da el poder de designar tareas a sus informes directos. Siempre que hay una cadena de relaciones comerciales en una empresa, es la autoridad la que las une y proporciona un marco para la responsabilidad.

La autoridad misma puede ser delegada. De hecho, la delegación de autoridad es una habilidad importante que deben tener los líderes. Permite a los miembros del equipo hacer el trabajo para el que mejor se adaptan.

6 diferencias entre poder y autoridad

Estas son las diferencias clave entre el poder y la autoridad en el lugar de trabajo. También proporcionamos ejemplos de poder y autoridad para el contexto.

1. Significado

El poder es la capacidad de una persona para influir en los demás y alterar sus acciones, creencias y comportamientos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existe una diferencia entre poder e influencia.

La autoridad es el poder legítimo que se le otorga a una persona o grupo para ejercer sobre otros dentro de una organización.

2. Fuente

La fuente de poder depende del tipo de poder.

Algunas personas ven el poder como algo que reciben de una fuente externa. Esto podría ser un título o puesto asignado que le da control a alguien. Por ejemplo, un oficial de policía tendría un poder legítimo. Su poder proviene de su posición.

Algunas personas ven el poder como un rasgo personal que se deriva del estatus, el carisma e incluso la posición financiera y social. Es una habilidad adquirida que a menudo se deriva de un conocimiento y una experiencia superiores.

En este caso, el poder es el derecho autootorgado de controlar las decisiones y acciones de otros.

La posición y el cargo determinan la autoridad de una persona en una situación específica. La autoridad se adjunta a una posición a la que se le confiere. Esto significa que cualquiera que sea la persona que ocupe el cargo, también se le otorga la autoridad adjunta. Cuanto más alto sea el rango o la posición de esa persona, mayor será su autoridad.

3. Jerarquía

La jerarquía de poder versus autoridad es muy diferente.

El poder no sigue una jerarquía específica. En cambio, puede fluir en cualquier dirección. Esto podría ser de superior a subordinado, de subordinado a superior o de menor a mayor. O podría ser entre personas que trabajan en niveles similares pero en diferentes departamentos.

mujer-gerente-usando-poder-vs-autoridad

El poder no está limitado por ninguna frontera. Y, por lo general, se complica por un elemento de política en el lugar de trabajo.

Por el contrario, la autoridad es de naturaleza jerárquica. Siempre fluye hacia abajo. Un superior con autoridad puede delegar autoridad a un subordinado o empleado subalterno.

4. Capacidad de perderse

Puedes perder tanto el poder como la autoridad. Pero el poder es más fácil de perder que la autoridad.

El poder se pierde rápidamente a través de errores, así como por malas acciones y comportamientos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que las personas a menudo se vuelven más poderosas cuanto más tiempo trabajan en una industria determinada.

Debido a que el poder se basa en la pericia y la experiencia, una persona que comete errores repetidos en los negocios puede perder su credibilidad, incluso si antes era muy poderosa.

La autoridad es de naturaleza más técnica y estática. Solo se pierde cuando una persona en una posición de autoridad pierde la posición asociada con la autoridad.

Una organización puede quitarle la autoridad a alguien destituyéndolo de sus puestos. O quitando responsabilidades de ese puesto que antes les daba cierta autoridad.

Tome un ejemplo de un gerente de la empresa durante la reestructuración de un departamento. Podrían pasar a una nueva posición con un salario similar pero con menos autoridad.

5. Formalidad

El poder es más informal. Puede obtenerse por medios ilegítimos o informales, como el nepotismo y la corrupción o redes organizativas.

La autoridad, por otro lado, es tanto legítima como formal. Debe ser otorgado por una persona o entidad en una posición superior y puede ser revocado bajo circunstancias específicas o usos indebidos.

6. Legitimación

Las personas pueden adquirir poder a través de medios ilegítimos. También se puede abusar del poder. Por eso, tiende a tener menos legitimidad que autoridad. Esto es particularmente cierto en un entorno de trabajo.

Por lo general, es más probable que los empleados respeten la autoridad de un superior que el poder ejercido por alguien del mismo rango. La legalidad detrás de la autoridad también proporciona legitimidad adicional en algunos casos.

Poder versus autoridad en el lugar de trabajo

Hay muchos estilos diferentes de liderazgo y gestión en el lugar de trabajo. Cada uno logra un equilibrio diferente entre autoridad y poder.

Estos son los estilos de liderazgo más comunes. Veamos cómo dependen del poder y la autoridad para mantener a los equipos motivados y productivos.

1. Estilo de liderazgo autocrático

El líder autocrático gestiona su equipo a través del control y una dirección claramente definida. Los gerentes autocráticos generalmente afirman una autoridad fuerte y tienen pleno poder de toma de decisiones. Esperan un cumplimiento incondicional y obediencia de sus subordinados.

Este estilo exige roles claramente definidos, jerarquías estrictas e incluso protocolos de informes más estrictos. El personal nunca debería tener que preguntar quién es responsable de qué tarea.

liderazgo-autocratico-estilo-poder-vs-autoridad

Un líder autocrático efectivo se mantiene actualizado sobre el trabajo de su equipo. Toman todas las decisiones relacionadas con los resultados del equipo.

El liderazgo autocrático tiene ventajas y desventajas. Esto es especialmente cierto considerando sólo 22% de téla mayoría cree que sus líderes tienen una dirección clara para su empresa.

Un ejemplo de un líder autocrático es director ejecutivo de microsoft bill gates. Tiene una dirección clara para su empresa y dirigió a su equipo hacia ella manteniendo totalmente los poderes de toma de decisiones de su empresa.

2. Estilo de liderazgo visionario

Este estilo de gestión también se denomina gestión estratégica, transformacional o inspiradora. Los gerentes visionarios enfocan sus esfuerzos en transmitir la visión y misión general de su empresa, proyecto o departamento a su equipo y reportes directos.

Los gerentes visionarios tienen una cierta cantidad de autoridad. Pero no ejercen poder sobre sus equipos involucrándose en los detalles cotidianos.

En cambio, motivan y alinean a sus equipos para permitir que todos se muevan en la misma dirección. Confían en los miembros de su equipo para manejar los detalles más finos.

Este estilo de gestión requiere:

Warren Buffett es un ejemplo de un líder visionario que ha ganado millones con su enfoque relajado pero informado de los negocios.

3. Estilo de liderazgo consultivo

El líder consultivo basa sus estrategias de liderazgo en las aportaciones de su equipo. Esto destaca la diferencia entre poder y autoridad.

Si bien tienen la autoridad para tomar decisiones finales, renuncian al poder a favor de escuchar los puntos de vista de cada miembro del equipo. Luego, toman una decisión de acuerdo con estas opiniones.

Esta forma de liderazgo tiende a surgir cuando un líder no está familiarizado con todos los aspectos de una situación. Piden las opiniones del equipo sobre el terreno para tomar una decisión informada.

Un ejemplo sería en un negocio de procesamiento químico donde los subordinados son expertos científicos que saben más sobre el manejo de productos que sus gerentes.

Los líderes también pueden elegir este estilo de liderazgo si son lo suficientemente humildes como para considerar todos los puntos de vista de los miembros de su equipo antes de tomar una decisión final. Esta voluntad de tener en cuenta otras opiniones a menudo puede conducir a decisiones mucho mejores y más sostenibles.

El principal desafío del liderazgo consultivo es que lleva más tiempo que un enfoque directivo. Además, depende de los diversos grados de conocimiento y experiencia de los miembros del equipo.

4. Estilo de liderazgo participativo

Los líderes participativos se involucran completamente en su equipo. Actúan como un miembro en lugar de un superior.

Los líderes participativos discuten todas las decisiones posibles con su equipo antes de tomarlas. Buscan consenso y opiniones para tomar decisiones que reflejen los valores de todo el equipo.

gerente-participando-con-equipo-poder-vs-autoridad

Los líderes participativos tienen la autoridad para tomar decisiones finales en nombre del equipo. Pero eligen no ejercer ningún poder sobre sus subordinados. En cambio, se integran en el equipo como un miembro como cualquier otro.

En este estilo de liderazgo, todo el equipo se hace cargo de las decisiones finales. Esto crea un alto grado de responsabilidad.

Director ejecutivo de Toyota Motor Norteamérica Jim Lentz es un excelente ejemplo de líder participativo. Guía activamente a su equipo a través de desafíos y fallas para abordar problemas y minimizar daños.

Comprender el poder frente a la autoridad para convertirse en un mejor líder

La diferencia entre poder y autoridad radica en su legitimidad, origen y capacidad de perderse o imponerse.

El uso de la autoridad frente al poder en la gestión es un acto de equilibrio. Los líderes efectivos deben usar su autoridad sabiamente sin ejercer demasiado poder sobre los miembros de su equipo.

Los buenos líderes deben tener en cuenta las ideas de su equipo. Y deben tomar decisiones clave que reflejen toda su organización, en lugar de sus únicas opiniones y motivos.

Póngase en contacto con BetterUp para obtener más información sobre los estilos de gestión clave. Descubre cómo nuestro servicios de entrenamiento personalizado puede optimizar su enfoque de gestión. Nuestros entrenadores pueden ayudarlo a crear una dinámica de equipo más productiva y empoderada.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.