¿Regreso al trabajo después del COVID? Los empleadores pueden hacerlo más fácil

regreso-al-trabajo-despues-de-covid-main

Los empleados se sienten ansiosos por el inminente regreso al trabajo en persona, ya que el coronavirus parece estar retrocediendo. 82% de los que respondieron a un reciente Encuesta del Wall Street Journal dijeron que sentían aprensión por regresar. Asimismo, un tercio de las personas que ya han regresado al trabajo presencial reportan un impacto negativo en la salud mental, según un Encuesta McKinsey.

La variante delta y el aumento de las infecciones por Covid-19 sin duda han empeorado las dudas y la ansiedad de las personas. Las vacunas pendientes para los niños pueden disminuir algunos riesgos, pero a corto plazo pueden generar más incertidumbre para los padres que trabajan.

La ansiedad es un gran obstáculo a la productividad, la satisfacción laboral y las relaciones interpersonales con los compañeros de trabajo. Los empleadores deben centrarse en crear un regreso a la oficina sin problemas y sin ansiedad, no solo porque es lo correcto, sino también para evitar interrupciones importantes en las operaciones comerciales.

Y reconozca que la preocupación por el coronavirus es solo una parte de la renuencia a regresar al lugar de trabajo. Como tal, gran parte de la discusión y la resistencia a regresar al lugar de trabajo tiene poco que ver con la prevalencia de la vacuna Covid-19.

Pero muchas personas tienen preocupaciones genuinas sobre la salud, la seguridad y el entorno laboral en general.

A continuación, cubriremos cómo los empleadores pueden ayudar a aliviar la ansiedad proporcionando una comunicación detallada sobre el plan de regreso al trabajo, siendo empáticos con las preocupaciones de los empleados, fomentando las conexiones interpersonales y centrándose en el bienestar de sus empleados.

1. Pregunte a sus empleados cómo se sienten acerca de regresar al trabajo

Los trabajadores son dividido sobre el regreso a la oficina. En toda la población, sabemos que muchos están estresados. Algunos son temerosos y ansiosos. Muchos simplemente no ven el punto.

¿Sabes lo que sienten tus empleados? Si no lo averigua, no podrá abordarlo.

Anunciar un mandato para regresar a la oficina sin consultar con sus empleados es como disparar en la oscuridad. Por eso vale la pena evaluar cómo se siente su equipo acerca de volver al trabajo con encuestas y conversaciones individuales.
Captura de pantalla 2021-10-21 a las 10.57.15 AM.pngFuente de imagen: McKinsey

Primero, deja claro que no hay respuestas correctas o incorrectas. Los empleados pueden temer que sea una pregunta capciosa o que parezca que no pueden seguir el ritmo si prefieren seguir trabajando desde casa. No se puede generar una confianza total de la noche a la mañana, pero reiterarles a los empleados que su respuesta no estará sujeta a juicio es un paso en la dirección correcta.

Las encuestas anónimas y/o las conversaciones individuales son dos formas de comunicarse con los empleados. Estas son las preguntas que debe hacer para determinar cómo se sienten los empleados y para sacar a la luz inquietudes que puede abordar activamente:

  • ¿Cómo están las cosas en casa y con tu familia?
  • ¿Sientes que es seguro volver a la oficina? ¿Cómo te imaginas manejar el contacto cercano con los demás?
  • ¿Qué es lo que más te preocupa de la vuelta al trabajo en la oficina?
  • ¿Prefieres trabajar a tiempo completo desde casa, desde la oficina o una combinación de ambos?
  • ¿Qué podemos hacer para que su regreso sea menos estresante?
  • ¿Qué echas de menos del trabajo presencial?
  • ¿Cree que su productividad se verá afectada si regresa al trabajo en la oficina?
  • ¿Está usted o alguien en su hogar inmunocomprometido?
  • ¿Tiene arreglos para el cuidado de niños/cuidadores?

2. Comunicar con un plan de acción que aborde preocupaciones comunes

68% de los empleados en un encuesta McKinsey sienten que sus empleados no han comunicado completamente la visión de la empresa para regresar al trabajo, y casi el 50% dijo que esta falta de comunicación los está poniendo ansiosos. Los empleadores tienen la oportunidad de reducir esta ansiedad al comunicar claramente el plan para regresar a la oficina, lo que incluye abordar cualquier inquietud específica planteada por su equipo.

Si la mayoría de los empleados temen enfermarse, su plan debe priorizar abordar ese miedo con protocolos de seguridad en la oficina, según lo recomendado por el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Cree un plan de acción integral que aborde si y cómo abordará algunas de las preocupaciones más comunes, que incluyen:

  • Modifique los espacios de oficina para ayudar a los empleados a mantener la distancia física y garantizar Ventilación adecuada
  • Implementar rutinas de limpieza y desinfección de espacios de oficina.
  • Implementar una política clara sobre el uso de mascarillas, la tipos de mascarillasy otros equipos de protección personal (EPP)
  • Requisitos para controles de temperatura antes de ingresar a la instalación
  • Requisitos para presentar informes diarios de detección de Covid
  • Claridad en un mandato de vacunación en toda la oficina
  • Adaptaciones para empleados con condiciones médicas
  • Seguimiento de contactos si hay un caso positivo de COVID-19
  • Acceso a proveedores de atención médica en el lugar

Crear este plan de acción no es fácil, así que considere usar un plantilla como la de Woodruff Sawyer Para empezar. Una vez que comparta el documento del plan de acción, ofrezca una reunión de toda la empresa para revisar el documento. Además, esté disponible para abordar inquietudes individuales. Recuerde: este es un cambio emocional significativo que se produce al final de uno de los momentos más difíciles de la historia reciente. En otras palabras: no tome atajos, este no es el momento.

3. Ofrezca flexibilidad para elegir un horario de trabajo, si es posible

La mayoría de los empleados prefieren un modelo flexible de trabajo híbrido, donde pueden elegir la frecuencia con la que van a la oficina. y los empleados son listos para dejar sus trabajos en lugar de renunciar a la flexibilidad que disfrutaron durante la pandemia. Regresar al trabajo en persona no debería costarle a sus empleados, así que deles agencia para planificar sus horarios.

Un reciente encuesta de microsoft de 30.000 empleados muestra que cada empleado es diferente y tiene necesidades y preferencias individuales. Algunos empleados citan el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y el tiempo de concentración como razones para volver al trabajo, mientras que otros las ven como razones para quedarse en casa. Además, está lo que el CEO de Microsoft, Satya Nadella, llama el “paradoja del trabajo híbrido” — los empleados quieren la flexibilidad de trabajar de forma remota, pero también anhelan la colaboración en persona.

Combine esta paradoja con los límites en la capacidad del lugar de trabajo y los requisitos en el sitio para ciertos equipos, y obtendrá una receta para el caos. Pero hay maneras de facilitar la programación.

  • Horarios de cohorte: divida los equipos en grupos en función de cuánto colaboran entre sí a lo largo del curso del trabajo. Haga que un grupo venga el lunes y el jueves una semana y el otro grupo el martes, jueves y viernes. Cambie sus horarios la semana siguiente.
  • Horarios escalonados: si los empleados suelen trabajar en turnos, divídalos en función de su hora de entrada y salida para evitar el hacinamiento y mantener el distanciamiento social.
  • Programas piloto: poner a prueba el regreso a la oficina puede facilitar la transición al permitir que los empleados experimenten y encuentren su nivel de comodidad.
  • Horarios individuales: esta opción permite a los empleados elegir con qué frecuencia y cuándo quieren ir a la oficina. Use una herramienta de programación como oficial, Capterrao Gurú de recursos para que el proceso sea fácil y eficiente.

4. Facilitar las conexiones interpersonales

Los empleadores pueden reducir la ansiedad de regresar al trabajo después de Covid al enfatizar la interacción en persona. Y piensa en cómo puedes crear un espacio para que las personas superen lo superficial.

Después de todo, la conexión es lo único que los empleados extrañé más durante la pandemia. No hay muchas horas felices de Zoom y salas de escape virtuales que puedan hacer para combatir aislamiento social y soledad entre empleados.

Después de un año y medio de conexiones a Internet rezagadas, compartir pantallas y la subsiguiente fatiga de Zoom, la interacción cara a cara podría convertirse en un punto culminante del lugar de trabajo. Más importante aún, si no diseña para la interacción en persona, las personas que estaban emocionadas por volver a la oficina no lo estarán por mucho tiempo.

Pero no se olvide de las personas que no están en la habitación. El último año y medio ha demostrado que somos capaces de establecer una conexión profunda incluso a distancia, si le damos tiempo y lo convertimos en una prioridad a lo largo del tiempo.

Los empleados están emocionados de sentirse conectados, pero muchos están experimentando ansiedad social. Por lo tanto, la reorientación requerirá más que encontrarse con compañeros de trabajo en el pasillo o conversar junto al dispensador de agua. Los empleadores necesitan tácticas para facilitar conexiones profundas y de alta calidad, ya que es necesario volver a entrenar los músculos sociales que no se usaron durante la pandemia.

La tarea, entonces, es ayudar a los empleados a desarrollar conexiones significativas con sus compañeros de trabajo que puedan reducir parte de la ansiedad. Hay varias maneras de habilitar esto en su entorno de trabajo:

  • Bloquee tiempo una o dos veces al mes en el calendario, durante el horario normal de trabajo, para que solo su equipo se conecte de forma informal. Reúna a personas remotas en video si es necesario con pantallas más grandes en una sala de conferencias.
  • Programe horas felices de regreso al trabajo u otras reuniones para ayudar a los empleados a ver el regreso a la oficina como una celebración.
  • Organice almuerzos grupales (con medidas de distanciamiento social) que generen conversación. Por ejemplo, una comida compartida en la que cada empleado trae su comida favorita lleva naturalmente a hablar sobre diferentes cocinas y preferencias.
  • Realice reuniones no laborales una o dos veces al mes, donde los empleados puedan discutir temas que tienen tradicionalmente ha sido visto como “fuera de los límites”. Los empleados forman conexiones más profundas cuando aprenden sobre las familias de sus compañeros de trabajo, los desafíos que pueden enfrentar y las cosas que les emocionan.
  • Proporcione más oportunidades de colaboración a través de talleres de pares y reuniones de intercambio de ideas para que los empleados puedan experimentar el beneficio de estar en la misma sala.
  • Tenga una política de puertas abiertas para que los empleados se sientan cómodos al hablar con los gerentes sobre los problemas y desafíos que enfrentan al determinar un nuevo horario.

5. Brindar apoyo continuo de salud mental

Una experiencia de regreso al trabajo sin problemas puede depender de la aptitud mental de los empleados y de qué tan bien puedan adaptarse a los nuevos cambios. Al igual que ir al gimnasio para mantener la forma física, la salud mental también necesita mantenimiento.

Los empleados pueden estar irritables, confundidos y asustados cuando se enfrentan a nuevas rutinas y circunstancias cambiantes. También pueden estar sufriendo de una forma de PTSD de Covid.

La investigación muestra que el 55% de los empleados languidecen en un momento dado. Esto significa que los factores estresantes cotidianos los golpean con más fuerza y ​​no pueden realizar su mejor trabajo. El coaching equipa a los empleados con las habilidades y la mentalidad que necesitan para manejar el estrés y superar los desafíos de la rutina.

La aptitud mental se fortalece con claridad, propósito y significado en el trabajo y en la vida. Así es como los empleadores pueden usar el coaching para desarrollar sus músculos mentales:

  • Coaching uno a uno: Las sesiones de coaching individuales ayudan a las personas a crecer y alcanzar el máximo rendimiento. Proporcione un entrenador personal para ayudar a los empleados a obtener claridad sobre sus fortalezas y aprender a aprovecharlas.
  • Círculos de coaching: Facilite sesiones de coaching en grupo. Estas son experiencias de desarrollo de seis semanas dirigidas por un entrenador. Los empleados construyen conexiones sociales y confianza y aprenden a través de un intercambio de ideas en el grupo.
  • Ejercicios de acondicionamiento mental: Cree un horario programado para que los empleados hagan una pausa durante la jornada laboral para realizar ejercicios de salud mental como meditación, respiración y escribir en un diario.

El regreso al trabajo es más que simplemente hacer que los empleados crucen la puerta

Los lugares de trabajo híbridos se están convirtiendo rápidamente en la nueva norma. Pero no se concentre tanto en la logística de su lugar de trabajo que pierda la noción de la experiencia de los empleados, la cultura y el trabajo en sí.

Puede tener éxito en traer empleados a la oficina, pero la verdadera medida del éxito estará en lo que pueda hacer para que quieran permanecer y prosperar en su organización.

\

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.